Sánchez busca nuevos caladeros de votos que le salven

22 de noviembre de 2021

De la capacidad de maniobrar, manipular, engañar y así lograr apoyos insospechados para conservar su manejo de los resortes del poder incluido el Falcon no hay que dudar, por eso los rumores de que Moncloa diseña una nueva estrategia para romper la hegemonía del PP en determinadas zonas no ha de caer en saco roto.

Compartir en:

Y es que, tal y como se señala desde distintos frentes se destaca que el sistema electoral español permite que un voto en Soria o Zamora pueda valer hasta diez veces más que otro de un ciudadano de Madrid o Barcelona en una especie de discriminación inversa a la que proclaman desde la ‘España Vaciada’. Así, según la encuesta de SocioMétrica publicada por 'El Español', la España vaciada conseguiría 15 escaños en el Congreso con apenas el 1,1% de los votos totales, que arrebataría a PP y PSOE, seis a cada uno, y tres a Vox.

En estos momentos, la coordinadora de la España Vaciada se ha marcado como reto a corto plazo tener preparada su herramienta política, con la que varias plataformas de distintas provincias concurrirán a procesos electorales locales, autonómicos y nacionales, antes de que finalice este año 2021, por un eventual adelanto de los comicios en Andalucía y Castilla y León.

Desde esta organización inciden en que sus problemas no son los de las ciudades o, en todo caso, son problemas que las urbes ya solucionaron hace mucho tiempo. Por ejemplo, en la España Vaciada “uno de cada cinco de sus habitantes no tiene acceso a internet”. No es que no quieran tener conexión en sus casas, “es que no pueden tenerlo porque no existe”. Un estudio sobre la red en la España Vaciada demuestra que más de un 21% de la población rural no puede conectarse a la red y si hablamos de la fibra óptica o de la alta velocidad de navegación, apenas un 33% de las poblaciones de menos de 5.000 habitantes puede acceder a ella. Con estas cifras “el teletrabajo o las gestiones administrativas son tareas imposibles en los territorios rurales”. Por “no hablar del ferrocarril, las infraestructuras sanitarias, o educativas", apostillan los líderes de la 'revolución rural'.

Pues bien, quien se haga con este nuevo fenómeno político-electoral puede resolver su acceso a La Moncloa, lo cual no es ninguna tontería.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda