Seguimos a la cola de Occidente

21 de marzo de 2022

La situación de España entro del concierto de naciones del mundo occidental o de las democracias que de una u otra manera lideran o participan en el llamado gobierno de las naciones es, por decirlo con cariño, penosa, equivalente a un cero a la izquierda. Lo mas que se nos permite es obedecer las sugerencias que nos son trasmitidas.

Compartir en:


En ese contexto es el que hay que incluir la carta remitida por Sánchez al Reino de Marruecos sobra la nueva posición de nuestro país en este tema. Es decir, no estamos ante un análisis de nuestros intereses, sino ante el cumplimiento de una “orden” para beneficio del resto, incluida, claro está la propia España.
Otra cosa es que el estilo Sánchez de gobernar sea tan peculiar que raya en lo dictatorial, pero es que nos tenemos que acostumbrar a que mientras él sea el presidente, España es suya y de nadie mas. Y cual señorito de antaño él y solo el sabe lo que interesa a lo ciudadanos, sin que nadie mas tenga que opinar al respecto.

El problema esta en que no es consciente de la temporalidad de su situación y de la inutilidad y remora de sus socios en estos ambientes políticos, así que por mas que se esfuerce y se pasee por cancillerías y países nunca podrá gozar de la confianza de sus homónimos.
Es decir, tendrá que sufrir el desprecio que le proporcionan el resto de lideres occidentales, y en consecuencia, seguiremos siendo un país de poco fiar y mucho menos con el que contar a la hora de estudiar y proponer la toma de decisiones, en un mundo de bandos e intimidades el que la confianza en el interlocutor es vital, pero también volátil en exceso.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda