Presumir, pueden presumir, pero el empleo sigue siendo precario

09 de mayo de 2022

A la vice de las melena doradas se le llena la boca alardeando de los logros de su reforma laboral, que, según ella ha logrado dar la vuelta a la crónica precariedad del empleo en nuestro país, pero ee presumir solo lo puede hacer delante de masas enfervorizadas de jóvenes progresistas que todavía piensa que la política es cosa de mítines estilo facultad y poco mas. Pero los datos son los dato y el engaño y la manipulación dura un telediario.

Compartir en:

Luego viene el tío Paco con la rebaja y donde dije digo, die diego. Así, cuando uno con calma analiza los datos dato a conocer por el ministerio de la susodicha resulta que el aumento de los contratos indefinidos está estrictamente ligado al auge de los contratos fijos discontinuos. Este abril se han firmado un 52% menos de contratos temporales que en el mismo mes de 2018, año en que arrancó la legislatura de Sánchez, pasando de 1,6 millones de contratos temporales firmados en abril de 2018 a 750.000 en abril de 2022.
Sin embargo, no todos esos temporales se han convertido en empleos totalmente estables, sino que muchos se han transformado en la forma más precaria de contrato indefinido, el fijo discontinuo: si en abril de 2018 se firmaron 22.300 nuevos contratos fijos discontinuos, en el mismo mes de 2022 se han suscrito 238.700, casi un 1.000% más (966%).

Es decir, el contrato fijo discontinuo está sustituyendo al temporal por obra y servicio, el más típico de la construcción, ya que este ha desaparecido, y los contratos fijos discontinuos no dejan de ser,un contrato sin fecha de finalización, y por tanto, se le califica de son fijos. En su favor, goza de los mismos derechos que un trabajador indefinido cualquiera a efectos de despido, y de cuantías de indemnización, que se contabiliza de la misma manera que en el resto. La característica principal de esta figura es que el empleado trabaja unos meses, aquellos en los que se concentra el empleo en su sector, y cuando se terminan van al paro, aunque figurarán como demandantes de empleo no parados.
.
Por lo tanto, son contratos de mayor calidad que los temporales, pero no e ha eliminado la precariedad, ni mucho menos

Compartir en:

Crónica económica te recomienda