Un Estado y su Gobierno manga por hombro

28 de septiembre de 2022

Cualquiera que siga la actualidad política de nuestro pais debe estar, cuando menos deprimido o incluso pensando en marcharse de este pais ante el panorama que le ofrecen las noticias que hora tras hora desgranan un desastre de acontecimiento que en cualquier otro lugar darían pie a la dimisión en bloque del Consejo de Ministros con su líder a la caneza y la convocatoria de elecciones.

Compartir en:

Pero eso aquí no pasa. Nos fijamos en todos los demás, les criticamos, les llamamos de todo, incluso fascistas y seguimos llevando al país al mayor de los desatres económicos que se conocerán.


Y mientras esa rodada tiene lugar y nadie la frena los ministros y ministras se dedican a decir hoy blanco y mañana negro. Y así, podemos ver como esta mañana se dice que van a subir los salarios y esta tarde que si, pero que no todos y además, depende del color de la gorra del sindicato que negocia; o que se van a enterar esos que dicen que hay que bajar lo impuestos, y luego son ellos mismos, los ministros del ramo los que, defienden, a capa y espada, la creación de nuevos impuestos, pero esos depende de que ganes o cuanto tengas o como se llame el colegio en el que hayas estudiado. Y ya puestos, resulta que lo mas importante es la educación sexual de nuestros hijos, pero eso si el profesor ha de ser del partido del Gobierno o afín al mismo , porque si no, lo que diga no vale nada pero lo dirá un fascista y ese es un delito muy grave.


En ese contexto, es en el que se mueve la política española y mientras, claro esta lo que de verdad importa, la cosas que hacen que un pais ande y sus ciudadanos prosperen y sean mas ricos cada dia, se deja al margen, entre otras cosas porque ser rico es malo. Lo que el gobierno quiere y desea es que cada vez haya mas pobres, mas gente que no llegue a fin de mes, porque así podrá seguir engañándoles con abalorios engañosos de un futuro mas progresista en el que todos sean iguales y tengan los mismos bienes con los que vivir.

Apañados vamos, pero cada dia estamos mas cerca de esa triste realidad.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda