Las cifras son buenas, pero….

04 de enero de 2022

En estos momentos todos nos felicitamos. Los datos del paro dados a conocer por el ministerio que dirige Díaz, son buenos: el paro registrado desciende en 76.782 personas en el mejor diciembre desde 2016 y se queda en los 3,11 millones de personas.

Compartir en:

Junto a ese dato también se ha sabido que la afiliación a la Seguridad Social alcanza los 19,82 millones tras aumentar 73 mil afiliados en el mejor diciembre desde 2018, si bien, 102 000 personas siguen en ERTE. Sin embargo, las sombras también están ahí mismo, porque por ejemplo, la contratación baja un 16,82% en diciembre, con mayor intensidad en los indefinidos, si bien en términos interanuales avanza un 24,09%, pero si se confirma esta tendencia, habremos entrado en una espiral de muy malos augurios.

En efecto, con mas de tres millones de parados, cifra nada despreciable y que sería aun mayor sino se hubiesen maquillado los datos con motivo de la pandemia y su trascendencia en el mundo laboral, con fallecimientos, ERTEs, EREs, la lucha contra el paro puede fracasar en el momento que la incertidumbre termine de apoderarse de los empresarios, que son los que crean empleo.
Y para que eso no sea así hace falta, por ejemplo, que la reforma laboral se quede tal cual la han firmado los agentes sociales, que la presión fiscal pase a un segundo plano, al menos mientras se recupera la economía, que los fondos para la recuperación tan cacareados por Sánchez lleguen a donde deben y no a donde pretenden los equipos teledirigidos por La Moncloa, porque muchos se harán ricos, pero las reforma no llegaran nunca, en definitiva que tras que pase la campaña navideña y las rebajas esto puede ser Troya.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda