Escrivá se equivoca y su jefe, también

16 de noviembre de 2021

Firmar con prisas, a trancas y barrancas, excluyendo a la parte mas importante del negocio siempre ha sido un error. Pues bien, lo que han hecho hoy Gobierno y Sindicatos, se le volverá en contra a no mucho tardar. Para que se me entienda Escriba a firmado en solitario con los sindicatos su acuerdo sobre el Mecanismo de Equidad Intergeneracional,

Compartir en:

Es decir, en uno de esos actos reflejo de la forma de pensar totalitaria de Sánchez, su Gobierno y sus adjuntos los sindicatos, han cogido el camino fácil decir que ya no hay tiempo y expulsar del acuerdo a la patronal. Y ello, a pesar de que en el Plan de Recuperación esta medida está comprometida con Bruselas para el cuarto trimestre de 2022. El punto de fricción el valor de la aportación de las partes al Fondo de Reserva de la Seguridad Social mediante una aportación finalista entre los años 2023 y 2032. La aportación será de 0,6 puntos porcentuales de la cotización por contingencias comunes, repartido entre la empresa y el trabajador con la misma distribución que en las cotizaciones sociales (esto es: 0,5 puntos para la empresa y 0,1 puntos para el trabajador). De este modo, se eleva la carga inicialmente prevista par las empresas (0,4 puntos) tras rechazar la CEOE las últimas propuestas de Escrivá.

Y a todo esto la pregunta es, ¿Quién corre con estos gastos? ¿El Gobierno? ¿Los sindicatos? Pues ni unos ni otros. Los que tendrán que pagar este capricho de la progresía comunista que nos gobierna son los empresarios y sus trabajadores. Es decir, en el caso de los empleados públicos serán los Presupuestos el origen de estos milloncejos; en el caso del empleo privado serán empresarios y trabajadores los que se tendrán que rascar sus bolsillos para hacer frente a esa partida.

La cosa no esta mal, pero lo peor de todo es que las prisas no tienen explicación, porque quien obliga al saneamiento de las cuentas de la S Social es Bruselas, y el plazo fijado por la Comisión para este acuerdo es junio de 2022. Sin necesidad de otros argumentos, ¿alguien puede explicarnos este caprichoso y violento desaguisado?

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda