Lo que importa es atacar a la Monarquía

13 de septiembre de 2022

Las manipulaciones interesadas y capciosas sobre cualquier movimiento del rey emérito empiezan a ser cansosas y perfectamente detectables: son siempre los mismos y utilizan el mismo vocabulario, una y otra vez, como si los ciudadanos, a estas alturas de los ataques contra la Institución, no tuviésemos criterio suficiente.

Compartir en:

Así la simple asistencia a los funerales de su querida prima “Lillibet” está siendo utilizada por todos lo grupos antimonárquicos para criticar a Juan Carlos I

El portavoz de UP, Echenique, ha sido el más contundente en su crítica dirigida no sólo a la decisión del Emérito de acudir a las exequias de la monarca fallecida, sino también contra la monarquía, tanto la británica como la española, por cursar una, y admitir la otra, dicha invitación.
El PSOE, a través de su portavoz parlamentario, Patxi López, ha preferido no comentar "decisiones personales por muy Emérito que sea quien las adopta", pero a continuación ha expresado sus dudas acerca de la opinión que la Zarzuela pueda tener sobre la presencia de Juan Carlos I en el funeral. "No sé yo", ha aventurado López, "si la Casa Real está muy contenta con la decisión".
Antes que él, el líder de ERC en la Cámara Baja, Rufián, ha lamentado que el Rey emérito no muestre la misma premura en responder a las acusaciones de acoso que le ha lanzado Larsen y por las que hay abierto un procedimiento judicial civil en el Reino Unido, que la que ha demostrado al aceptar de inmediato la invitación de la Casa Real británica.
Más País, por boca de su portavoz, Errejón, considera que la presencia del Emérito el próximo lunes en la Abadía de Westminster "avergüenza a muchos, monárquicos y no monárquicos". Errejón ha recordado que Juan Carlos I tiene "causas pendientes" en el Reino Unido Junts ha dado un paso más y ha registrado una pregunta que requiere respuesta por escrito al Gobierno y en la que pide que aclare si conoce cómo va a viajar el Emérito a Londres, si lo hará en avión privado y en cualquier caso si va a ser el Ejecutivo quien pague su traslado y estancia en el Reino Unido.

Todas estas formaciones, abiertamente antimonárquicas, vuelcan sus reproches al Emérito y a la propia institución de la Corona en una suerte de segunda parte de las críticas que ya lanzaron con motivo de la visita del ex monarca a Sanxenxo.

Esperemos que el odio que todas estas críticas rezuman pasen en poco tiempo al cajón de los malos recuerdos, puesto que cualquier ciudadano tiene derecho a asistir a los funerales de su familia. Si no fuese así, muy mal estaríamos

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda