Yolanda, la debilidad de Pedro

08 de septiembre de 2022

Cualquiera que vea lo que pasa en el gobierno de coalición que nos gobierna debe de estar sorprendido: ningún ministro oculta a los ojo de los ciudadano, como si fuese normal la pela continua a la que ellos mismo se someten día tras día y con un abanico de diferencias mas que notables que, esta panda de indocumentados no sabe lo que se traen entre manos.

Compartir en:

Y el caso mas notable es el de su mascaron de proa gallego con melena rubia al viento que para destruir lo poco que ya queda de Podemos como tal partido, tiene veda y puede hacer de su capa un sayo y machacar al ministro que se deje con tal de ir ganando posiciones en esa larga batalla de las elecciones 2023. Y ahora le ha tocado al pacifico Planas y a los alimentos. La pelea no es sencilla y su implantación compleja, pero el equipo de Diaz esta convencido de que si al final consigue que las distribuidores se avengan a un acuerdo, « Sánchez apoyará la medida», al tiempo que subrayan que «nadie ha propuesto una alternativa», en claro reproche a los ministros más críticos.

Por otra parte, a nadie se le escapa que no seria la primera vez de una victoria de Diaz como ocurrió con el precio máximo de las mascarillas quirúrgicas cuando se decretó su obligatoriedad para prevenir la expansión del Covid; con la limitación de los precios del alquiler, o la imposición de impuestos especiales a las energéticas y a la Banca.
Todo depende de la utilidad que le vea Sanchez al tema y de momento ni las criticas de Plana, Robles o Calviño parecen haber hecho mella o desanimado a Diaz que sigue a lo suyo: ganar presencia y peso, cueste lo que cueste y pese a quien pese, porque el señorito de La Moncloa se lo permite.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda