RUPTURA: PRIMER ACTO

05 de julio de 2022

Cualquier parecido con la realidad es pura filfa cuando del devenir de Sánchez y su extraño Gobierno se habla, se comenta o simplemente se elucubra, pro avece su dependencia de personajes o entidades fuera de su control, proporcionan alguna pista al respecto y este es el caso de la decisión tomada por Diaz

Compartir en:

Y es que la apuesta del presidente por la aventura política de la vicepresidenta segunda del Gobierno, y la muerte política de Iglesias fue tan fuerte que los movimientos de esta ultima no dejan de ser una posible pista de la salud política de la coalición, En ese contexto la líder comunista ha pasado de la amenaza a lo hechos y convoca de manera urgente una reunión para revisar el pacto de Gobierno después de que el Consejo de Ministro apruebe un crédito extra de 1.000 millones de euros para gasto en Defensa, supuestamente sin notificárselo a sus socios de Unidas Podemos. El Ejecutivo niega este extremo y mantiene que todas las partes estaban informadas, pero Díaz quiere sentarse con el presidente para dejar claro el rechazo de UP y dejar constancia de la "preocupación" que le suscita que, en plena inflación, las partidas militares alcancen hasta 22.000 millones de euros. Por lo pronto nadie habla de ruptura, pero el malestar en la alianza entre ambas formaciones está alcanzando sus cuotas máximas de la legislatura.

Así lo ha avanzado en declaraciones a los medios de comunicación antes de participar en la inauguración del primer encuentro estatal LGTBI, organizado por UGT, y una vez que el Consejo de Ministros ha aprobado un crédito extraordinario de 1.000 millones de euros para Defensa por la vía del fondo de contingencia, algo que no ha gustado al espacio confederal. En este sentido, la líder del espacio confederal en el Ejecutivo ha explicado que, con la petición de reunión de dicha comisión de seguimiento, quiere abrir un debate "sereno". Sobre el aumento hasta el 2% del PIB del presupuesto en Defensa, que el Gobierno se plantea alcanzar en 2029, la vicepresidenta segunda ha incidido en que supondría aumentarlo casi a la altura del Ministerio de Trabajo, que es de 30.000 millones de euros. "Nuestro presupuesto incluye todo el mecanismo de protección social, los ERTE, las prestaciones por desempleo o la formación".

Así la cosas, bien se podría decir que l ruptura total no ha llegado, pero las grietas entre la ligera masa que unía a lo coaligados ya nadie las puede negar. La ruptura puede no llegar, puesto que no hay repuesto para la fórmula utilizada por Sánchez pero lo problema irán en aumento.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda