Monarquía 1, Republica, 0

20 de mayo de 2022

Da la proximidad del gran acontecimiento futbolístico de año, la final de la Champion, es fácil caer en el símil balompédico para reflejar la realidad social de España, que de momento, por mucho que se empeñen uno pocos no deja, al menos de momento, de ser mucho mas monárquica que republicana.

Compartir en:


Puede que unos pocos, entre ellos el gobierno socialista que hoy dirige lo intereses de los españoles y otros pocos progres de los de nómina publica hagan ciertos aspavientos en pro de la defensa de un modo de gobierno muy poco español. Los experimentos republicanos, siempre que se ha intentado su implantación, en nuestro país han terminado en grandiosos fracasos. Lo cual no quita que, este modo de gobernar, cuente con un número reducido de partidarios que lo jalean siempre que pueden, como si millones de españoles no hubiesen votado, en su momento, por una monarquía parlamentaria.

En ese contexto no es de extrañar que la visita de don Juan Carlos a SanXenxo este revistiendo caracteres mas que festivos, tal y como recogen las crónicas: “ El rey Juan Carlos I ha llegado a las 12:29 horas de este viernes al Real Club Náutico de Sanxenxo, junto a su amigo personal y anfitrión Pedro Campos, ha sido recibido con una bandera de España que ondeaba de uno de los balcones y efusivos saludos. "Viva el rey", "viva la infanta, infanta, infanta", han sido los principales cánticos al poner un pie en este recinto deportivo, donde tanto el monarca como su hija mayor han saludado a todos los presentes; y el rey Juan Carlos, que ha caminado con dificultad, se ha llevado la mano al corazón en señal de agradecimiento.”

Frente a ello, Sanchez, quien se considera así mismo con mas derechos para mandarnos que don Juan Carlos, no puede soportar su imposibilidad de salir a la calle sin que le silben y le griten inútil, como poco. Son las dos caras de una moneda o el resultado de un encuentro futbolístico que solo el actual ocupante de La Moncloa se plantea y siempre pierde

Compartir en:

Crónica económica te recomienda