La ruptura de la coalición es un hecho

03 de febrero de 2022

Otra cosa distinta es que en las próximas semanas el Gobierno Frankenstein salte pro los aires u se convoquen elecciones. Es decir, las buenas relaciones entre amiguetes de la progresía se han acabado, y ya no tomaran junto la copa, el after work de la jornada a precio de bar subvencionado, y cada movimiento tendrá que negociarse con contrapartidas notables. Pero todos se necesitan para seguir cobrando sus magros sueldos y esto llegara hasta 2023.

Compartir en:

Por otra parte, Diaz sacará adelante la reforma laboral pero, eso si, con un desgaste demencial. No hay que ser un lince de la política para darse cuenta que en esto momento la vicepresidenta gallega ha dejado de ser la expectativa de la izquierda progresista. Sus días como lideresa están contados y ya nada será igual para ese proyecto no nato de Diaz a la Moncloa. Eso se acabó, el problema ahora es que esa masa encuentre y de forma a un nuevo candidato para tapar el hueco de esa izquierda comunistoide que hoy ocupa una buena parte del poder que genera el Gobierno.

Y es que la ruptura con ERC y PNV traerá cola y el enfado de lo catalanistas de Junquera puede ser largo, porue el cambio de compañeros para ERC, supone un punto de inflexión. Rufián ha querido fijar un marco, intentándose quitar el peso que le ha querido endosar Díaz asegurando que su voto negativo es por "rivalidad estrategia negociadora: "Si a alguien le vendes una moto siendo una bici, le estás intentando estafar", ha señalado,
"Si te gusta o si te dicen que te tiene que gustar la misma reforma laboral que le gusta a la CEOE, al Santander o a Cs, ¿quién se equivoca, tú o ellos?", se ha preguntado desde la tribuna de oradores el portavoz de ERC. Para Rufián, la posición del Gobierno, aceptando los votos de Cs o UPN, es un error. "ERC le está pidiendo al Gobierno hoy que cumpla con sus promesas", añadió, recordando el "programa, programa, programa" de Anguita.

"Esta reforma es la que hubiera negociado y votado Albert Rivera de haber sido vicepresidente", ha llegado a decir Rufián, que ha reprochado también a Díaz sus métodos negociadores. "ERC no funciona bajo amenaza", ha criticado, calificando las conversaciones como "un proceso de negación". "A nosotros nos han votado para hacer lo que estamos haciendo hoy aquí, ¿y a ustedes?",
Rufián ha utilizado su intervención en el debate parlamentario para dirigirse personalmente a quienes son los principales afectados de la reforma laboral. Y ha preguntado: "¿Sabes cuánto le constaba a tu jefe despedirte con la reforma laboral Rajoy y cuánto ahora tras dos años trabajando por 1.000 euros al mes?". Lo mismo: 2.531 euros. Y ¿sabes por qué? "Porque ni el ministerio ni el Gobierno han querido recuperar una indemnización justa". "¿Podían hacerlo?, sí. Porque lo prometieron, porque se lo proponíamos y porque tenían los números de izquierdas".

Así que Sánchez y sus chicas ya saben lo que les espera: una larga lista de peticiones, exigencias, regalos y dadivas o sino la legislatura, aunque tenga larga vida, estará muerta.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda