Lejanos muy lejanos de la realidad, de la sociedad

29 de marzo de 2022

Es probable que la historia explique el curioso fenómeno de un teórico líder socialista que jamás entendió eso de “lo social” ya que todas las decisiones que vivieron la luz durante su largo mandato, están siendo todo, menos sociales, por mucho que. Se empeñen en venderlas como tales, incluidas las ayudas de sus chicas comunistas que presumen de ser las responsables de estos avances sociales.

Compartir en:

Y es que lo mismo que mienten cuando anuncian millones de ayudas para la pandemia, que luego en realidad son créditos ICO que los empresarios acogotados no pueden ni pedir, ahora Nos tratan de vender una ayuda para todos de 20 céntimos en el combustible que, tras las subidas, se va a quedar en nada y eso lo dice Facua, no nosotros, que de combustibles sabemos poco. Y lo mismo pasa con los pescadores, los camioneros, etc.

Sanchez no ha sabido hacer frente a ninguno de los problemas que durante su Gobierno han llegado a la mesa de sus ministros y lo mismo que fuinos el país que mas tarde empezaba a superar la crisis económica generada por la pandemia; ahora, seremos el Estado que mas sufra las consecuencias de la invasión de Putin.

Puede decir lo que quieran, anunciar a bombo y platillo nuevas medidas que luego se diluyen como un azucarillo, porque no son nada, sino elucubraciones, socialmente fraudulentas, porque solo perjudican a los ciudadanos de a pie. Pero la realidad es que lo que tenemos es un conjunto de inútiles gobernantes, que no saben nada de su oficio, que disfrutan de prebendas inconmensurables fruto de unos impuestos desbocados y que tarde o temprano tendremos que pagar entre todos los españoles tal y como sucedió en los sucesivos gobiernos socialistas.

Ese será, probablemente el balance que la historia refleje de toda esta triste y empobrecedora historia de España en la que un mentiroso fue capaz de engañar a millones de personas que, en su inocencia creyeron los mensajes sin tan siquiera pensar que todo lo que les ofrecían era, simplemente, filfa.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda