La cartera es para guardar la inmensa cantidad de mentiras que nos cuenta

Y ahora, ¿Qué historieta cómica se inventaran?

28 de enero de 2022

Si, que nadie le engañe querido lector, las chicas de Sánchez, esas que mandan tanto y llevan los números al economista frustrado en que se ha convertido el otrora doctor falsificador han quedado bastante bien retratadas en los últimos dias con datos incuestionables , irrefutables, pero que ellas trataran de camuflar como ya han hecho con los del paro.

Compartir en:

Este viernes, el INE ha certificado que la economía española avanzó un 5% en 2021, es decir, un punto y medio menos que lo que dicen los papeles del Gobierno y que firma y avala Calviño por donde quiera que vaya. Como todo el mundo sabe el cuadro macroeconómico sobre el que se sustentan los presupuestos generales del Estado (PGE) fijaba en un 6,5% el crecimiento para este año, Así que. ¿Qué hacemos ahora? Porque todas las previsiones son mentira, señora vicepresidenta.Este viernes, el INE ha certificado que la economía española avanzó un 5% en 2021, es decir, un punto y medio menos que lo que dicen los papeles del Gobierno y que firma y avala Calviño por donde quiera que vaya. Como todo el mundo sabe el cuadro macroeconómico sobre el que se sustentan los presupuestos generales del Estado (PGE) fijaba en un 6,5% el crecimiento para este año, Así que. ¿Qué hacemos ahora? Porque todas las previsiones son mentira, señora vicepresidenta.
Pero ahí no acaban las mentiras y las manipulaciones. El jueves conocimos la EPA y tras echarle un primer vistazo todas las terminales mediáticas del Gobierno, que son muchas se lanzaron a airear la maravilla de resultados. Incluso don Pedro se fue a Alcalá de Henares ha tratar como subnormales a unos pocos viejecitos y convencerles con cara de pánfilo que es un santo varón que no duerme para defender sus intereses y el del resto de jubilados 
Todo mentira, si en lugar de correr tanto se hubiesen parado a mirar los numeritos de la EPA se habrían dado cuenta de algunos datos chocantes: • La caída de las horas trabajadas es dramática. Trabajan más personas, pero lo hacen menos horas. Según la EPA conocida  se crearon 840.700 empleos, 153.900 de ellos en el cuarto trimestre, pero las horas trabajadas en la recta final del año fueron todavía un 3,8% inferiores a las registradas en el cuarto trimestre de 2019, antes del estallido de la pandemia. • Los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) no contabilizan en las estadísticas como parados, sino como ocupados, y en muchos casos trabajan con horarios reducidos, sin tener completamente suspendido el empleo. Según los registros de la Seguridad Social, a cierre de diciembre había más de 100.000 personas en ERTE.• Según la EPA, el número de personas inactivas aumentó en 216.600 en el cuarto trimestre de 2021. No crecía tanto desde el segundo trimestre de 2020, cuando se disparó en más de un millón de personas a consecuencia de la pandemia. En total, a cierre del año pasado había  16.418.200 inactivos.• Y que me dicen del colectivo de personas que no buscan empleo, pese a estar disponibles para trabajar. En el cuarto trimestre de 2021 había 902.400 personas en esta situación. Y ojo: a efectos estadísticos no cuentan como parados, porque no cumplen todas las condiciones que la definición de la OIT exige para ser clasificado como tal. 
Hay muchos mas datos que los expertos han aflorado y que llenarían varias páginas de un apretado relato  o lo que es lo mismo, de optimismo nada, de triunfalismos menos. Las cosas siguen mal, pero que muy mal le guste o no a don Pedro y sus hicas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda