Calviño termina por ceder y deja el PIB en el 5%

25 de abril de 2022

El tiempo se le agota a la vicepresidenta. En horas tiene que presentar al Consejo de ministros el nuevo cuadro macro de la economía española que dias después deberá enviar a Bruselas para su aprobación, y no le está siendo nada fácil cerrar los números sin sembrar el pánico y complicar todas las previsiones sobre las que se soportan todos los presupuestos incluidos, claro está los de Montero que quedaran totalmente desfasados.

Compartir en:

La incógnita final es saber en cuantos puntos se verá disminuido el famoso PIB del 7% del que tanto se ha alardeado oficialmente. En los pasillos de Economía se habla claramente de que la cifra que finalmente aparezca en el cuadro será la del 5%. De cualquier forma, en un ambiente tan volátil como en el que nos movemos es probable que hasta el último momento se esté especulando con la cifra, porque políticamente el reconocimiento por de la caída del crecimiento es una de las peores noticias que un Gobierno puede dar a los ciudadanos.

El problema es que incluso la espera hasta el último momento no deja de ser un peligro real. Nadie sabe cómo puede desarrollarse el conflicto bélico desencadenado pro Putin, ni cual puede ser la reacción de este ante los últimos movimientos de presión de Estados Unidos y la Unión Europea, con nuevas y más abundantes y sofisticadas ayudas militares, que de momento si han generado las protestas del embajador Antonio.

Lo que si es cierto es que, la crisis energética, -es una evidencia-, durará mas de lo deseado y por lo tanto, frenará el proceso de recuperación en el que estaba ya inmerso el PIB tras superar lo peor de la pandemia y puede que ese dos por ciento de rebaja se quede corto, casicasi, nada mas aplicarse al cuadro macro.

Así qué, una vez mas puede que tengamos que “trabajar” con unos datos ya erróneos, antes incluso de su publicación, pero la política es lo que tiene, lo importante no es la realidad, sino engañar e hipnotizar al votante para conservar el poder.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda