A esta altura, alguien confiaba en que nos fiaríamos de algo o de alguien

31 de marzo de 2022

A veces la rapidez de los acontecimientos que vivimos hacen que la estadística y lo estudios correspondientes queden perfectamente obsoletos, pues cuando no cuentan sus conclusiones o nos muestran lo datos esto resultan ser como del siglo pasado.

Compartir en:

Así que el que se diga que se ha producido la mayor caída mensual de la historia de la confianza del consumidor resulta casi una frivolidad. Hace dias, semanas, que cualquier español que se precie desconfía de su futuro y tiene dudas de cual pueda ser la realidad con la que se encontraran sus hijos en unos pocos años
En concreto, el desplome de la confianza de los consumidores en marzo se debe tanto a la valoración que hacen los ciudadanos de la situación actual, que cae 31,4 puntos, como a sus expectativas, que empeoran 40,5 puntos respecto al mes anterior. En ambos casos, son los mayores descensos mensuales de la serie histórica.

En este contexto, lo extraño es que lo dato no sirvan para reaccionar a veintitantos ministros y a sus miles de asesores, para que esa desconfianza se vuelva en algo positivo, en idea que hagan cambiar el signo negativo y el agotamiento que a todos nos llena.
Un gobierno realista y cargado de razones para enfrentarse con los hechos que nos agobian serían un acicate para la sociedad española necesitada de dejar de un lado las dudas, mentiras y despilfarro de un Gobierno que a pesar de no tener sigue gastando a mano llenas como si la época de las vacas gordas fuese la realidad en la que nos movemos, cuando resulta ser todo lo contrario.

Los próximos meses y años van a ser de una dificultad tan compleja que solo con esfuerzo y liderazgo era posible superar el empobrecimiento y el endeudamiento hacia el que, inexorablemente, nos dirigimos

Compartir en:

Crónica económica te recomienda