Génova o las tres en raya que pudieron liderar a la derecha

21 de febrero de 2022

El viejo juego de al que algunos hemos dedicado algunas horas en nuestra infancia 5fue, en su momento la representación de un nuevo Partido Popular con Casado, Almeida y Diaz Ayuso demostrando la existencia de una nueva generación de políticos capaces de gobernar sin el populismo chabacano de Sánchez.

Compartir en:

Pues bien todas esas ilusiones ha volado y la decepcion quedó reflejadas en las caras de muchos de sus partidarios que se acercaron a la calle Geneva este domingo en señal de protesta por el destrozo realizado desde esa sede popular y es que, todavía nadie se puede creer lo que ha sucedido pero las actuaciones torticeras de los fontaneros de Génova, guiados torpemente por García Egea que se creyó el rey del mambo han terminado en una serie de harapos político de los que el PP tardar en salir a flote, si es que lo hace.

Porque esa e la otra peligrosa deriva en la que puede terminar toda esta debacle. De momento, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Díaz Ayuso, ha dejado claro que "no hay ni ha habido una guerra Ayuso-Casado. Yo nunca he pretendido sustituirle", "mi sitio es Madrid" y "quien ha intentado ver una guerra de intereses Ayuso-Casado, se equivoca por completo".
Por su parte, el alcalde de Madrid, quiere dejar la Portavocía nacional del PP para poder concentrarse en su labor como regidor, pero buscará que su cambio en el organigrama del partido sea pactado, según fuentes de su entorno.

Y el tercer implicado, el gran protagonista de esta historieta, de momento, agazapado a la espera de no se sabe que decisión tomar. Amenaza a Diaz Ayuso con sancionarla , porque lo expedientes impuesto fueron dos y solo uno de ellos ha sido retirado y mientras Feijoo pide paso para liderar el partido, operación en la que le apoyan el resto de los barones, y que García Egea trata de frenar con la convocatoria, ahora, de la Junta Nacional

Es decir, de los tres en raya, uno de ellos el que debería haber sido el líder del nuevo PP ha caído en los vicios del abuso de poder perdiendo toda opción de llegar en un día a La Moncloa. porque podrá morir matando, pero desde luego nunca podrá ser candidato en una generales.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda