Una muñeca rota

27 de septiembre de 2022

Rodríguez, la ministra portavoz no gana para problemas y derrotas que, como mucho de lo que se acercan a Sanchez y apuestan por su sentido de la política con fidelidad y sumisión terminan por pagar muy caro y en el ostracismo mas absoluto.

Compartir en:

La lista de cadáveres es ya larga, pero eso hay a muchos que no le importa y cada vez que Sanchez necesita repuestos, se ofrecen y cierran filas como obedientes seguidore del líder. En ese contexto, los últimos acontecimientos apuntan a una no muy lejana renovación de caras y cargos ya que los escarceos preelectorales están suponiendo un tremendo desgaste para muchos de los peones socialistas y uno de ellos es la ministra portavoz. Llego al cargo pletórica y penando que se iba a comer el mundo. Nada de eso se ha producido y cada día que pasa tiene meno visos de ellos. Su alcaldía ya está ocupada, la candidatura a la CC AA de CLM, bloqueada con García Page de guardián personal y los escarceos con el PP, Podemos y nacionalistas terminan por reflejar una ministra superada día tras día por las contradicciones y la mala gestión de su jefe que solo vive para si mismo y su puesto.

La última muestra de esta situación es la historieta de la batalla fiscal que nadie sabe cómo terminara, pero que probablemente sea con una bajada de impuestos promovida desde Moncloa para tratar de recuperar los votantes que las encuesta van mostrando que abandonan el barco de don Pedro.
Y habrá que ver cómo queda la historieta de «subida selectiva» de impuestos para los que más tienen defendida por Montero. Eso si ahora para justificar el desaguisado defienden la necesidad de que «todos» hagan «un discurso responsable, porque hablamos de reducir ingresos y esos son recursos que van para maestros, sanitarios, ayuda a dependientes… Cada vez que hablamos de rebajar hay qué ver qué recortar y este es un gobierno que no quiere recortar» derechos y prestaciones.

Bueno pues veremos qué pasa, porque perdiendo votantes la reacción de las mentes socialistas de hoy, puede ser cualquiera.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda