Antes se coge a un mentiroso que a un cojo

30 de diciembre de 2021

Desde que no está Redondo al mando del barco monclovita, los errores de Sánchez crecen como la espuma. No hay que remontarse en exceso para descubrir la torpeza del personaje o de sus asesores y conforme pasan las semanas el lio, la Viola de nieve, o lo que usted de quieran va siendo mas gorda.

Compartir en:

La verdad es que hay que reconocer que el personaje se lo pone muy complicado y, por ejemplo, la chulería de “los españoles pagaran a fin de año, lo mismo que en 2018” le va a salir muy cara a todos, incluidos los asesores, puesto que es probable que metidos en campaña la frasecita y sus consecuencias pase factura.
Pero lo que es aún mas grave y ese si es un error del equipo presidencial. - si es que existe el tal, porque ya a estas alturas lo de los expertos, o grupos de expertos, que todo ministro o mas que ministro, dice escuchar para su toma de decisiones es una de las grandes mentiras de la legislatura-, es haber permitido la gran defensa de la promesa presidencia con grafiquitos del tres al cuarto incluidos., cuando al día siguiente el INE; entidad dependiente del Ministerio de Economía, diese a conocer el IPCA del mes con una cifra de subida de los precios, con origen básico en la electricidad. de tamaño descomunal, con lo que los grafiquitos y las justificaciones se han diluido como un azucarillo.

Si uno fuese el presidente, en lugar de coger el helicóptero y esconderme en Doñana estaría dando explicaciones y buscando el camino de parar esta sangría que ya amenazaba con destruir una buena parte de nuestra economía.

Con esa subida, con una inflación galopante como la de hace treinta años, no hay previsión que resista. Nada de lo dicho hasta ahora por la señora Calviño, nos vale. Este nivel de coste de la vida puede ser insoportable para miles de familias. Y eso si es culpa, al cien por cien, del Presidente y su Consejo de Ministros, o si lo prefieren de los veintitrés mastuerzos que dicen que nos gobiernan.

2022, va a ser de los que hacen historia, pero de la peor historia que se haya visto.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda