Y van dos, y las que nos quedan por ver y oír

18 de mayo de 2022

Que en política no hay casualidades lo saben hasta los recién llegados a cualquier partido por muy joven o pequeño que este sea. Así que la coincidencia en dos sesiones de control de los exabruptos de Sanchez sobre la corrupción o los mangantes del PP no puede ser casualidad, sino la evidencia de que la campaña de Andalucía no se presenta bien para los socialistas y tratan de repetir la que permitió a Sanchez llegar a La Moncloa.

Compartir en:

En este contexto, parece claro que el PSOE ha tomado nota de que con este PP pierde fuerza su estrategia del exabrupto, porque no contestan ni caen en las provocaciones. Igualmente, parece claro que la apelación a la ultraderecha lo a Vox deja de ser la solución de sus males, ya que hasta ahora no les ha funcionado. Aun así, el principal partido de la oposición se enfrenta a una campaña en la que la buena relación de Feijóo con el expresidente Rajoy se utilizará para justificar la identificación del PP de Feijóo con los escándalos de la etapa de Rajoy por aquello de que el ventilador siempre haga funcionado y a alguno le puede venir bien sumar unos votitos de nada.

Y es que, todo el mundo es consciente de que los socialista están a punto de perder su nido de votos mas abundantes durante cuarenta años, que incluso les permitieron gobernara una y otra vez en Madrid. Ya el viejo Arenas le decía a Aznar, “si ganamos en Andalucía, estarás en La Moncloa” y así fue.
Los tiempos han cambiado,el votante es otro y el multipartidismo ha florecido con numerosas opciones, pero lo que si es un hecho es qua la batalla sigue siendo crucial ara todos los que se presentan y reclaman el voto a los andaluces.

Por otra parte, la política parda con Sanchez ha alcanzado cotas insuperables e impensables, por lo que las zancadillas y las descalificaciones van a estar a la orden del dia y en ese terreno la inexperiencia de Feijoo y sus modos de hacer y entender la política van a sufrir un baño de realismo de lo que le espera en los próximos meses y de hasta donde pueden llegar un ser cuando lo que se está jugando es su propia existencia, puesto que en el caso de Sanchez de esto se trata, de ser o no ser: su ejecutoria en estos años así lo indica y no está dispuesto a perder ni un metro cuadrado de su moncloa que para eso ha nacido.

Si es posible de prohibir la entrada en su casa al rey emérito calculen ustedes de lo que es capaz cuando se está jugando nada mas y nada menos que su puesto de trabajo, la oposición sin los recursos del poder que ha conocido y manejado en propio beneficio no es su sitio.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda