Y RIBERA SIN DIMITIR

16 de junio de 2022

Evidentemente ocupar un sillón ministerial no es una broma cualquiera y no es fácil que cualquiera llegue a sentarse en el, pero por esa misma razón, aquellos que llegan a tan alta dignidad debería de ser conscientes de sus responsabilidades y en caso de demostrar su incapacidad retirarse. La situación de la ministra responsable de la Energia es asimilable a todas esas situaciones y su responsabilidad democrática exigen que deje el sillón a otro/a/es

Compartir en:

Toda su estrategia energética puede llevar al país a la ruina. Tratar d echar balones fuera echando la culpa todo el mundo menos al Gobierno ya no tiene explicación ni justificación. El tope al gas era ya su tercer gran intento de controlar el precio de la luz. No ha siso así. Es mas,  el pago a los grandes grupos para compensar el tope puede ser la ruina del consumidor. En efecto, Bruselas ha ratificado la propuesta española tal cual se lo enviaron desde Madrid, pero con ella se esta produciendo el efecto contrario al deseado: su promesa política de bajar el coste del recibo del seguro de forma rápida una vez aceptado su tope al gas en Bruselas no aparece por ninguna parte. Pero su torpeza viene de muy lejos.

 

Según los expertos, en el primer decreto contra los 'windfall profit' se le olvidó que en el mercado había contratos a largo plazo que eran verdaderos productos financieros complejos; en el segundo se intentó enmendar el fallo y el resultado fue que todo quedó en nada; y en el tercero, el error de cálculo sobre el escaso 30% del mercado ibérico (España y Portugal) que debe afrontar la compensación millonaria a las eléctricas, ha dejado de nuevo el gozo en un pozo. 

 

Al final, los 10 millones de usuarios de PVPC y el 50% de las empresas que usan la tarifa regulada son solo la tercera parte de la 'excepción ibérica', dado que en Portugal apenas se usa esta forma de pago y la mayor parte son contratos a plazo. Y eso es, por ahora, muy poca gente para pagar la cuota diaria por el ciclo combinado que hay que devolver a las compañías, hasta completar en un año los 6.300 millones que se calculan por este concepto en España y los 2.100 de Portugal. Esa losa ha echado por tierra la previsión más optimista de generar un ahorro del 15% en el precio de la luz durante el año de vigencia de la medida. y amenaza con dejarla en el entorno de entre el 5% y el 10%. 

 

"El sistema mejorará un poco dentro de una semana, porque es imposible que empeore más", señala un experto del sector que sigue cada día los datos del mercado, tras admitir la "mala suerte" de la ministra al haber puesto en marcha el modelo cuando más está tirando la generación con centrales de ciclo combinado a las que hay que devolver el dinero que se ahorra con el tope. La media anual de este tipo de generación fue el año pasado de un 15%, con las renovables disparadas a un 52% de la producción total, pero esos datos están muy lejos de la situación que se está viviendo esta semana, con las centrales de gas tirando hasta un 40% de la demanda y la eólica y la fotovoltaica, sin viento y con calima, bajo mínimos. 

 

El problema es que en política la mala suerte de soluciona con la dimisión y no vía presupuestos.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda