Los problemas económicos se acumulan

23 de noviembre de 2022

Con independencia de la tensión política en la que vive España fruto de un Gobierno sin mayoría parlamentaria suficiente y por tanto sometido a todo tipo de presiones y chantajes para poder realizar cualquier movimiento, la realidad es que la economía sufre un descontrol y una falta de criterio que puede desembocar en una debacle importante.

Compartir en:

Como todo el l mundo sabe, estos días terminaran de aprobarse unos presupuestos que en un afán de contentar a todos sus socios no logran los objetivos para los que en principio nacieron: logran que el crecimiento alcanzase al menos el ritmo económico previo a la pandemia, puesto que España todavía no ha recuperado ese ritmo. Sin embargo el exceso de gastos, muchas veces innecesarios hace imposible la contención necesaria para que generemos crecimiento y empleo.

Los expertos de Funcas concretan aun mas sus sudas al señalar que la preocupante disfunción entre aumentos de recaudación en el corto plazo, con un elevado componente coyuntural por la inflación y las medidas temporales aprobadas -que habría que revisar-, frente al incremento de gastos de naturaleza estructural, lo que añade presión al deterioro del déficit estructural español. Esas medidas, además, quedan lejos de cumplir con el compromiso de reforma fiscal acordado con Bruselas, hito ligado a un desembolso de 7.000 millones de fondos europeos.
Y lo que es peor de todo, en general todos los expertos echan en falta, la remodelación del sistema fiscal español necesario para afrontar las políticas de gastos e ingresos públicos con una visión menos cortoplacista, con criterios tanto de equidad como de eficiencia, que permitan hacer frente a shocks venideros.

En fin, este mismo jueves Montero lograra los votos necesarios para aprobar estos PGE, pero la realidad es que su proyecto, a pesar de algunos beneplácitos presenta importantes lagunas, lo que nos llevara la perdida de una de las grandes oportunidades económicas que nos hubiese permitido reconstruir nuestra economía sobre bases sólidas.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda