ERC no cambia, critica muy duramente a Diaz y vota no

03 de febrero de 2022

El líder de ERC ha subido a defender su negativa a la reforma laboral del Gobierno y lo ha hecho con contundencia, sumándose a los socios de EH Bildu y PNV y confirmando la fractura del bloque de investidura. De rebote, la relación con Yolanda Díaz queda tocada, y se complica la travesía pactista del Ejecutivo en lo que queda de legislatura, empujándole a buscar fórmulas de geometría variable inéditas hasta la fecha como la que se va a dar este jueves.

Compartir en:

Rufián ha cargado contra el fondo y contra la forma. En el debate parlamentario para la convalidación del real decreto ley de reforma laboral, el portavoz republicano ha criticado al Gobierno por incumplir su compromiso de derogar la reforma laboral del PP y por hurtar al Parlamento la potestad legislativa en una reforma estructural, priorizando el acuerdo alcanzado con los agentes sociales y dejando al Congreso de los Diputados el papel de mero "notario". "El diálogo social está muy bien, respetamos a los agentes sociales, pero las leyes se hacen en el Congreso", ha zanjado.
El líder de ERC en el Congreso ha dejado otro titular: con su voto negativo a esta reforma "no se acaba el mundo". "Seguiremos hablando, porque somos muy conscientes de la alternativa", ha afirmado. Con todo, lo cierto es que su voto en contra en una de las reformas estrella del Gobierno de coalición supone la primera ruptura importante del bloque de investidura y un cambio de rasante en la legislatura. Pedro Sánchez ha cambiado de socios y esta decisión puede salirle muy cara en adelante. La otra afectada, la vicepresidenta Díaz, que queda 'tocada' tras quemar puentes con ERC.

Rufián ha justificado la posición de su grupo parlamentario porque la reforma laboral que ha pactado el Gobierno con la patronal y los sindicatos no deroga la legislación del PP, lo que supone el incumplimiento de uno de los principales compromisos de la coalición. El portavoz ha asegurado que el Gobierno hizo esta promesa, ERC se lo propuso y le garantizó los apoyos necesarios de una mayoría de izquierdas dispuesta a llevar a cabo ese hito. Pero el Ejecutivo no lo ha hecho y eso es motivo suficiente para justificar el rechazo de los republicanos al texto que se convalida este jueves.

En un tono bastante duro, Rufián ha acusado al Gobierno de que esta no es la derogación de la reforma laboral que prometieron, sino un retoque. "Vendieron una moto y ha acabado siendo una bici", ha aseverado desde la tribuna. Elevando incluso el tono, el portavoz parlamentario de Esquerra ha llegado a afirmar que el Ejecutivo ha "mentido" y "estafado" a la gente. "Nosotros no estamos para estafar a nadie, la dura verdad es que esta reforma es exactamente la que hubiera negociado, firmado y votado Albert Rivera de haber sido vicepresidente. Es tan duro como eso", ha sentenciado.


Para Rufián, una reforma que gusta a la CEOE, al Banco Santander o a Ciudadanos no es digna de su apoyo. "La pregunta no es por qué no aceptamos la reforma, es por qué la aceptan ellos", ha concluido el líder del grupo republicano, tras recordar sus dos principales demandas que fueron rechazadas por el Gobierno: la recuperación de la indemnización por despido improcedente anterior a la reforma del PP y de los salarios de tramitación. "La posición inexplicable no es la nuestra, porque a nosotros nos han votado para hacer lo que estamos haciendo. ¿Y a ustedes?", ha finalizado en referencia a los socios del Gobierno de coalición PSOE y Unidas Podemos.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda