La progresía femenina presenta sus opciones políticas

14 de noviembre de 2021

Las cinco líderes de la izquierda española se han dado cita este sábado en Valencia en un encuentro organizado por Compromís bajo el lema ‘Otras políticas’. Aunque la finalidad del acto era desvincularse de las siglas y conversar desde una perspectiva de liderazgos femeninos, la expectación por el alcance político que tendrá este foro en el futuro, las posibles alianzas o listas electorales progresistas, ha estado patente.

Compartir en:

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Díaz, la alcaldesa de Barcelona, Colau, la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Oltra, la portavoz de Más Madrid, García, y la portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía en Ceuta, Hamed Hossain, han reivindicado el «tsunami feminista» como una nueva vía para hacer política.
El coloquio, que “será el primero de muchos”, se ha caracterizado por un ambiente distendido, y ha empezado poniendo sobre la mesa la necesidad de rebajar el clima de tensión constante que vive la política española. “La política tiene que ser negociación y acuerdo. Hay que dar más espacio al diálogo y no a los gritos”, exponía la portavoz de Más Madrid Mónica García poniendo como ejemplo la situación que vive en la capital.
“Queremos bajar de esa política ruidosa y que el feminismo venga a solucionarlo”, continuaba la líder de la oposición en Madrid, que ha remarcado que, “ahora más que nunca debemos trabajar unidas”. A ello, a alcaldesa de Barcelona Colau ha añadido que “la política tiene que salir del electoralismo” y atender a las demandas de los ciudadanos.

Enlazándose a la cuestión, la presidenta de la Generalitat y líder de Compromís, Mónica Oltra, ha puesto el foco sobre Díaz Ayuso, entre risas: “No nos apetecía mucho que Ayuso estuviese aquí”. Ponía como ejemplo la situación que vive el Partido Popular madrileño, en plena crisis interna. “El protagonismo político actual no tiene nada que ver con la vida de la gente. ¿A quién le importa Si Ayuso y Almeida se pelean? A la gente le importa la educación de sus hijos o las listas de espera en Sanidad, explicaba Oltra.
En ese momento, han empezado a evidenciarse ciertos planteamientos políticos que podrían sustentar la futura plataforma de izquierdas. Díaz ha tomado la palabra y ha dicho que “en política deben participar personas normales con vidas normales”, porque “la cercanía hace practicar la res pública de otra manera”. La ministra de Trabajo ha señalado sus prioridades: combatir la precariedad, situar a la Educación como “principal herramienta de igualdad social”, ser conscientes de la “importancia de la salud pública y la salud mental” y contar con una amplia “red de cuidados públicos”. Añadiendo que busca “un proyecto de país más allá de Madrid”.
Díaz ha insistido en que la izquierda española y los liderazgos feministas reunidos en Valencia están unidos en “un proyecto de ensanchar la democracia”. Un proyecto de país que “quiere caminar y avanzar”, porque “la gente espera cosas diferentes, lo siento en la calle”, exponía.

La cuestión climática también ha estado muy presente en la charla. La alcaldesa de Barcelona, que ha estado en Glasgow en la COP26, considera que el cónclave “no está yendo bien”. Ha reivindicado el municipalismo como herramienta para combatir el Cambio Climático y diciendo que “quien no esté a la altura de responder” a ello desde la gestión pública, “que se vaya”; porque “hay que defender el futuro de la vida”.Colau, en esa intervención ha dejado claro que no quiere “ser ministra”, por que su ámbito de actuación está “en el municipalismo”. Para ella es muy importante, “aunque no se vea en los informativos”. Admiro a “las compañeras que lo hacen”, pero no es “mi sitio”, aclaraba.

Respecto a ese municipalismo, la portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía en Ceuta, Hamed Hossain, ha indicado que “hay preocupaciones comunes” con la política central, pero ha lamentado que “parece que no se nos comprende” las necesidades de las localidades o de ciudades como Ceuta como “el paro, que nos azota fuertemente”. Parece, decía Hamed, “que sólo se nos mira cuando hay problemas”. Durante todo el acto, las cinco representantes de la izquierda han insistido en que “la política es el único medio para cambiar las cosas” para “mejorar la vida de la gente”. La vicepresidenta del Gobierno, aunque implicada en el diálogo, ha mantenido un papel ligeramente secundario, dando el protagonismo a sus posibles futuras aliadas electorales.

Han reivindicado que les une “la voluntad de querer mejorar las cosas” porque, según la portavoz de Más Madrid “nos gusta el buen hacer político”. A eso, y para cerrar el acto, la vicepresidenta Díaz ha recalcado que “soñamos en grande”. Queremos “ir en la misma dirección”, la “gente quiere que nos entendamos” y que logremos “la verdadera libertad”. Díaz ha reprochado que la libertad que “reclaman algunos” no es la verdadera, lo es la que se consigue desde “la inclusión y la igualdad”. “Lo fácil es odiar, nosotras amamos y nos entregamos a la gente”; intentamos “construir sociedades diferentes, no destruir”, sentenciaba la ministra.

A mitad de la charla celebrada en Valencia, una mujer del movimiento izquierdista Frente Obrero ha irrumpido en el auditorio interrumpiendo el transcurso de la conversación. Antes de ser expulsada, y en un ambiente de desconcentración y revuelo, ha reprochado a las participantes que dentro de las instituciones se deje de lado a los trabajadores y a los obreros. La vicepresidenta de la Comunidad Valenciana, Mónica Oltra, le ha contestado que “nunca os he visto combatir el capitalismo con la clase obrera”. Por su parte, Ada Colau, ha hecho una reflexión de carácter personal: “Cuando accedemos a las instituciones somos percibidos como élite política”, pero “no hemos entrado aquí para enriquecernos”. Proseguía Colau negándolo, argumentando que sigue “viviendo en la misma vivienda” y que ha renunciado “a dietas” y otro tipo de remuneraciones.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda