La campaña de Ayuso se centra sobre Iglesias

19 de marzo de 2021

"Pablo Iglesias está acabado y no le voy a dedicar ni un minuto", decía este jueves Ayuso, tras 72 horas de ataques continuos al líder de Unidas Podemos, prácticamente desde el mismo segundo en que lanzó el vídeo de su sorprendente anuncio.

Compartir en:

 Por un instante la presidenta y candidata dio un respiro a Iglesias: "Él tiene que hacer su campaña, no seré yo la que alimente a un personaje y toda una candidatura que no representa en absoluto lo que yo quiero para Madrid". Y medio minuto después de anunciar la tregua, dijo: "Yo no quiero para Madrid lo que los socios del entorno de ETA o los independentistas quieren, por ejemplo, en Cataluña. No quiero que en Madrid se quemen las calles, que se destruya el empleo, ni las algaradas y las revoluciones que están provocando los socios de Iglesias".

Este tipo de ataques de la presidenta madrileña han sido continuos desde el lunes. Y no solo por parte de Ayuso, importantes dirigentes nacionales replicaron la estrategia de confrontar con Iglesias para cerrar el paso a Vox. Empezando por Casado que hizo suyo el lema de su candidata en Madrid: "Comunismo o libertad".

El PP ve en la figura del aún vicepresidente segundo del Gobierno la oportunidad para polarizar la campaña y así aglutinar todo el voto de la derecha, también el de la más extrema, en torno a la figura de Ayuso por los odios que despierta Iglesias en una parte del electorado más conservador de la capital. La confrontación también busca evitar que sea la formación de extrema derecha la que se erijá en la antítesis del líder de Podemos.
No es casualidad que desde el mismo lunes Ayuso cambiara el lema de campaña "socialismo o libertad" por "comunismo o libertad". En el PP reconocen que la campaña de la presidenta va a basarse en azuzar el miedo a que Iglesias pueda lograr el poder en la Puerta del Sol. Y por eso no es casualidad que el secretario general de Podemos haya sido recibido por el PP con todo tipo de hostilidades desde el primer minuto.

La campaña no escatima insultos y replica la hipérbole que acompaña a los populares cuando se refieres a Podemos: "Iglesias es una persona independentista, afín al entorno de ETA, cree en la expropiación, la ocupación, la intervención de la empresa, en el fomento de huelgas, o en quemar las calles de Madrid", fueron las primeras palabras que le dedicó la presidenta madrileña desde la sala de prensa de la Real Casa la Puerta del Sol, sede del Gobierno regional. Los ataques de Ayuso no se pararon ahí y por la tarde, ya frente a toda la Ejecutiva regional del partido, añadía otra larga lista de improperios. Acusaba a Iglesias de querer instaurar una "república caribeña" y a la izquierda en general de pretender "privatizar servicios públicos". En una entrevista en Okdiario fue un poquito más allá: "Es un caribeño con chándal que vive de los demás en mansiones y rodeado de séquitos de mujeres". La cuenta oficial de Twitter del PP de Madrid destacó tal afirmación.

En el Congreso de los Diputados durante la sesión de control al Gobierno el mismo miércoles a Iglesias le aguardaba otro chaparrón. El secretario general del PP, García Egea, advirtió: "El 5 de mayo solo le quedará rodear el Congreso". Fue el epílogo a un batiburrillo de acusaciones mezcladas que aludieron a algunos de los casos que la Justicia ha archivado contra Iglesias. El vicepresidente segundo no se arredró en su respuesta: "La pasta para comprar diputados en Murcia la pusieron constructores o la puso usted?"
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda