Iglesias se siente de oveja buena y  tilda de fascista al PP

26 de abril de 2021

Más dramático, más radical contra el propio PP y más dispuesto a elevar la tensión al máximo para sobrevivir al 4M,  Iglesias ha vuelto a la Ser tras su show electoral  y como no había conseguido implicar a los populares porque no acudieron al debate se ha lanzado al ataque.

Compartir en:

"El PP no se puede ir de rositas" ha asegurado el candidato de Unidas Podemos, ya que, a su juicio, "Ayuso parece más la candidata de la ultraderecha que la propia Monasterio" puesto que "Vox es una escisión del PP".
 Así, Iglesias ha monopolizado la campaña convirtiéndose en su protagonista, jaleando el enfrentamiento e insistiendo en que Vox es un partido "fascista" con el que no hay que debartir. "Al fascista hay que acallarlos también en las tertulias", ha asegurado, para añadir que "si dejamos que los términos del debate los fije el trumpismo de Vox no podemos hablar. Si nos sentamos con ellos, al final hablamos de bulos". Un discurso que le ha llevado a afirmar que tiene "la esperanza de que a partir del día 4 pueda haber movilización para un gobierno de izquierdas", para el que ya cuenta con Ángel Gabilondo, puesto que "nos correrían a gorrazos si no lo hacemos".

Además, ha colocado a Sánchez y a todos los partidos de izquierdas de su lado al asegurar que  "ayer el presidente del Gobierno y todos los partidos de izquierdas hablan de fascismo", al igual que, a su juicio, "lo hacen los periodistas", a pesar de haber vuelto a señalar a Ana Rosa Quintana como altavoz de los "bulos" que, según él, difunde Vox. Y es que como dicen Fuentes en Vozpopli, “Iglesias ni sabe lo que es democracia ni nos la trae encarnada y estallada en rojo como una cicatriz. Sólo la usa como significante vacío y como corbata de ligón. En la democracia de Iglesias, Otegi es demócrata, Puigdemont es demócrata, el asalto a las instituciones es democracia, el ladrillazo y el escrache son democracia, la caza del facha (del antipueblo en general) es democracia. La ley y los tribunales son, por el contrario, franquismo.”

Eso si, Iglesias no capaz de hablar de su desigual respuesta a la violencia ,ni de su complicidad, por acción u omisión, con episodios mucho más contundentes sufridos por sus rivales políticos. Las agresiones a VOX en Cataluña, País Vasco o Madrid nunca tuvieron su condena. Y en otros episodios, como la violencia desatada en la capital o Barcelona por los seguidores de Hasel, su portavoz incluso ha llegado a defenderlo, con tuis muy elocuentes de Pablo Echenique en ese sentido. No entremos ya en la consideración de su apoyo a Bildu.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda