UGT y CC OO piden elevar el SMI 

13 de agosto de 2021

UGT ha reclamado de nuevo este viernes la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) para que las personas con menos recursos puedan hacer frente a las subidas de los precios de los bienes y servicios esenciales. "Con un crecimiento del nivel de precios tan notable es inadmisible que no se ajuste al alza el salario de aquellas personas con un salario más bajo", defiende el sindicato en un comunicado.

Compartir en:

A raíz de los datos de IPC de julio, el sindicato ha pedido además a la CEOE abordar la negociación de un nuevo acuerdo de negociación colectiva para pactar una senda salarial ajustada a las circunstancias de cada sector y empresa.
“El aumento de los precios no es ajeno a los bolsillos de los trabajadores. El encarecimiento de bienes y servicios necesarios para la subsistencia puede dejar a muchas familias en situaciones de vulnerabilidad o agravar su situación. Los alimentos y bebidas no alcohólicas encadenan ya más de seis años ininterrumpidos de crecimientos”, advierte el sindicato.
Para UGT, es fundamental reforzar la protección social y propiciar que la salida de la crisis se haga con un “fuerte apoyo” desde la política fiscal para garantizar que nadie se queda atrás. “Es impostergable que se produzca un incremento en los ingresos de las familias para que no aumente la pobreza y la desigualdad”, concluye.

Por su parte, el secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, Bravo, ha destacado este viernes la importancia de subir el salario mínimo interprofesional (SMI), renta que perciben unos dos millones de personas, ante la escalada de los precios en España. Junto a ello, Bravo ha demandado además la mejora del Ingreso Mínimo Vital (IMV) para que llegue a más beneficiarios, así como crecimientos en los salarios de los trabajadores, con cláusulas de revisión salarial por si el IPC es mayor, a fin de recuperar el terreno que perdieron en la pandemia.

Todo ello, junto con el Plan de Reconstrucción y las políticas expansivas del BCE, resultan factores “clave” para impulsar el consumo y el crecimiento de la economía española. A su juicio, los datos de IPC de julio “ahondan en la inquietud” que genera la política de rentas que se está desarrollando en España.
Bravo ha recordado que la subida de los precios se está centrando en bienes básicos, como los alimentos y la electricidad, que gravan especialmente a las cestas de la compra más modestas, por lo que ha insistido en la importancia de recuperar mecanismos de redistribución de renta en el ámbito de la negociación colectiva y en las políticas públicas.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda