El PSOE redujo en casi 20 M€ su deuda 

15 de agosto de 2021

La Memoria anual de las cuentas del PSOE de 2020 refleja que los socialistas redujeron su deuda durante el pasado ejercicio en cerca de 20 millones de euros (19,6 millones), de tal forma que ha pasado de los 46,27 millones con que cerró el ejercicio de 2019 a 26,63 millones. 

Compartir en:

Las citadas cuentas han sido aprobadas por el auditor con algunas salvedades, entre las que señala que el PSOE ha infravalorado los resultados del pasado ejercicio en 5,2 millones de euros y ha sobrevalorado las provisiones en 9,47 millones. Según la Memoria, la deuda pendiente de pagar a 31 de diciembre de 2020 que tenía el PSOE era de 26,63 millones de euros, de los que 58.000 euros eran por actividad electoral. El resto se divide entre 16,81 millones de deuda hipotecaria y 9,76 millones de deuda no hipotecaria. Este dato es sensiblemente menor que el registrado en 2019, cuando la deuda total del partido ascendió a 46,276 millones de euros. No obstante, de esa cantidad, 13,8 millones eran deudas por procesos electorales.
Por lo que el saldo vivo de deuda hipotecaria y no hipotecaria al término de 2019 sin contar la relacionada con actividad electoral, ascendía a 32,47 millones de euros: 20.006.672 euros de deuda hipotecaria y 12.467.562 de deuda no hipotecaria.

Esto significa que, además de pagar casi en su totalidad esos 13,8 millones de deuda por actividad electoral, los socialistas también amortizaron préstamos en 2020 por un total de 5,89 millones de euros entre la amortización ordinaria y la anticipada. De hecho, el Plan Estratégico de los socialistas contempla ir pagando la deuda de manera anticipada en la medida de lo posible.

La firma Ecovis Grosclaude and Partners ha sido la encargada de emitir el informe de auditoría externa sobre las cuentas del PSOE. Recuerda en su informe que las cuentas de 2019 del PSOE no fueron auditadas “por no estar obligado a ello” y señala también que las cuentas de 2020 son las primeras totalmente comparables con las del ejercicio anterior, 2019. Esto se debe a los cambios producidos por la aplicación del nuevo Plan General Contable Adaptado a las Formaciones Políticas y a la Ley orgánica 3/2015 de 30 de marzo, que permite la total comparación de la información de la situación económica, financiera y patrimonial del partido, al ser esta última homogénea en el tiempo.
Teniendo en cuenta esta apreciación, la auditora ha concluido su trabajo asegurando que estas expresan en todos los aspectos significativos la imagen fiel del patrimonio y la situación financiera del PSOE, pero apuntando varias “salvedades”. De hecho, el auditor comienza su informe reflejando una “opinión con salvedades” y estas se centran en que el “saldo de excedentes de ejercicios anteriores de la cuenta de resultados se encuentra infravalorado en 4.207.505 euros y los resultados del ejercicio infravalorados en 5.271.665 euros”.

Además, expone que en el epígrafe de Provisiones a largo plazo del pasivo no corriente del balance se refleja un saldo por importe de 9.479.170 euros. Este importe, según el auditor, se basa en “estimaciones y cálculos” realizados por el PSOE basados en información actual e histórica, si bien aclara que las citadas provisiones “no cumplen con las condiciones necesarias para ser reconocidas como tales, según establece el Plan de Contabilidad adaptado a las Formaciones Políticas”. Por ello, considera que las Provisiones a largo plazo del balance se encuentran “sobrevaloradas en el citado importe”.
En estas salvedades también han puesto de manifiesto que pueden existir gastos de un ejercicio que estén registrados en el siguiente. Pero argumentan que, debido a que el partido “no dispone de información contable suficientemente actualizada del ejercicio 2021 de las unidades afectadas” y a que el auditor no ha podido obtener “evidencia suficiente sobre el posible impacto de este hecho mediante procedimientos alternativos de auditoría”, no les ha sido posible cuantificar el posible impacto de este hecho en la cuenta de resultados.

En el informe se recuerda además que no existe obligación legal de incluir la información de los grupos municipales en la contabilidad de las formaciones políticas. A pesar de los cual el PSOE había entendido hasta 2017 que dichos grupos podían integrarse en la misma. Sin embargo, y vista la evolución sufrida por los citados grupos a partir de 2018 la contabilidad de estos no se considera parte de la del PSOE. No obstante, el partido incluyó en la memoria a efectos puramente informativos y como información complementaria el balance de situación y la cuenta de resultados agregados de los Grupos Municipales. Pero al considerar dicho objeto como informativo no facilitó la documentación justificativa por lo que no ha permitido al auditor verificar la integridad y razonabilidad de los saldos y transacciones de dichas unidades.
Áreas de riesgo para la auditoría: ingresos públicos e inmuebles
El auditor también destaca en su informe lo que considera “área de riesgos más significativos” a la hora de realizar su trabajo. Se trata de los ingresos de origen público y los activos inmobiliarios.

Por lo que se refiere a los primeros, el documento recuerda que el PSOE registró en 2020 ingresos por 46.384.017 euros en concepto de subvenciones anuales para gastos de funcionamiento, aportaciones de grupos institucionales y subvenciones para gastos de seguridad. “Este epígrafe representa la principal fuente de ingresos del Partido, siendo la más representativa dentro de la cuenta de resultados”, según precisan y añaden que por este motivo ha sido considera como “relevante” dentro del trabajo de auditoría.
Por ello, han realizado las comprobaciones necesarias –consultas en los Boletines Oficiales de los importes adjudicados y la imputación temporal como ingreso en el ejercicio correspondiente– y concluyen que “se ha verificado que la información revelada en la memoria anual se corresponde con lo establecido en el marco normativo de información financiera aplicable al Partido”. La misma apreciación que hacen tras analizar los activos inmobiliarios del PSOE.

El balance del partido refleja en su cuenta de “terrenos y construcciones” unos activos inmobiliarios por valor de 56,75 millones de euros, dentro del epígrafe de inmovilizado material, y otros 7,57 millones dentro del epígrafe “inversiones inmobiliarias”. Unos epígrafes que se consideran los más representativos dentro del balance y por ello, el auditor ha comprobado la información contenida en los libros extracontables de control de activos, la obtención de la totalidad de las escrituras de compra de los mismos, las facturas y otra documentación que soporte los importes reconocidos en la contabilidad, la comprobación de la titularidad sobre los bienes inmuebles con la información catastral, y para una muestra de todos los activos, la verificación de la información disponible en el Registro de la Propiedad.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda