UGT amenaza si no hay subida del SMI

16 de agosto de 2021

Álvarez, secretario de UGT ha subido un punto la presión y ha asegurado que UGT se borrará de la mesas de diálogo abiertas si el Gobierno no concreta el compromiso de subir el SMI en 2021 antes de que finalice el próximo mes de septiembre, 

Compartir en:

El órdago, lanzado por el dirigente sindical en Murcia a la salida de un encuentro con el presidente regional, López Miras, pone en juego las negociaciones abiertas con el Ministerio de Trabajo sobre asuntos tan importantes como la modificación de la legislación laboral y, en concreto, de la regulación del contrato temporal, cuya aprobación está comprometida con Bruselas para antes de que finalice el año, o la de la eventual prórroga de los ERTE, cuya vigencia solo está acordada hasta el próximo 30 de septiembre y que también forma parte de los compromisos del Ejecutivo con la Comisión Europea dentro del Plan de Recuperación. "La paciencia del sindicato se ha agotado", ha subrayado el dirigente 'ugetista', que ha afeado la "prepotencia" del Gobierno a la hora de determinar qué cosas se pueden negociar o no negociar en cada momento, en referencia a los mensajes enviados sobre todo desde la Vicepresidencia de Asuntos Económicos en relación a posponer la subida del Salario Mínimo hasta el momento en que la recuperación sea una realidad consolidada.

Álvarez ha recordado, en este sentido, que la subida progresiva del SMI hasta situarlo en el 60% de la renta media española no es un compromiso solo de Unidas Podemos - la formación a la que pertenece la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, defensora de subir el SMI este mismo año - sino también del Partido Socialista y ha subrayado que su impacto sería de 25 euros al mes este año, algo que ha considerado que para las empresas no representa ninguna dificultad, teniendo en cuenta que otros países ya lo han hecho.Tras rechazar de forma taxativa esta posibilidad durante la primera mitad del año, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, abrió un resquicio a una posible subida del SMI ya en 2021 justo antes del parón de agosto al remitir a septiembre cualquier posible decisión en este sentido, con el argumento de que entonces el Gobierno dispondrá de una foto más actualizada del vigor de la recuperación y del impacto de ésta sobre la contratación y el resto de variables del mercado de trabajo. El Gobierno decidió congelar el salario mínimo en 950 euros mensuales en 14 pagas desde el 1 de enero de 2021 y se comprometió a revisarlo en el segundo semestre, una vez encarada la recuperación.

El asunto, no obstante, ha dado para una serie de encontronazos dialécticos entre las vicepresidentas segunda y tercera del Gobierno durante todo este periodo por la insistencia de Yolanda Díaz en defender la necesidad de subir el SMI este mismo año y la no menor insistencia de Nadia Calviño en posponer cualquier decisión sobre ese particular al momento en que la recuperación haya cogido velocidad de crucero.La advertencia de Álvarez enreda aún más el ya enrevesado panorama del diálogo social, obligado a rendir frutos a corto plazo para dar satisfacción al apetito de reformas que se percibe desde Bruselas, pero enconado por la negativa de CEOE a negociar la reforma del contrato temporal propuesta por el Ministerio de Trabajo y ahora por la negativa de UGT a ir más allá en el resto de negociaciones abiertas en tanto no se resuelva la comprometida subida del SMI, aunque solo sea para los tres últimos meses del año.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda