Puig da un paso atrás en sus ataques a Madrid

18 de agosto de 2021

Puig deja el debate abierto sobre cómo compensar el efecto capitalidad del que en su opinión se beneficia la gran ciudad frente al resto de España. "Nunca dije que debía ser un impuesto", ha aclarado este miércoles el presidente de la Generalitat Valenciana.

Compartir en:

Lo cierto es que, preguntado por los periodistas, su respuesta llegaba tras ser desautorizado por la ministra de Hacienda, Montero, que no dudó en dejar claro que el estudio de dicho impuesto no se encuentra en la agenda del Gobierno de España. "Ni está ni estará", zanjó, aunque después de que el ministro de Inclusión, Escrivá, diera alas al debate.
En lo que Puig insiste es en la idea de que Madrid no se beneficie tanto por ser la capital de España porque, en el fondo, los hay que salen perjudicados como la Comunidad Valenciana. "Lo que sí hay que hacer es estudiar cómo compensar ese efecto capitalidad, porque el debate está presente en la realidad territorial", ha subrayado. Y, "para hacerlo, puede hacerse de otra manera, no vía impuestos", según Puig, quien en todo caso ha aclarado que si alguien debe pagar son las "rentas altas y grandes corporaciones" de Madrid.

Desde su entorno se explica que esa otra vía podría ser a través de las inversiones territorializadas por parte del Gobierno de España. Lo que no está en cuestión para Puig es el hecho de que "el efecto capitalidad tiene consecuencias, como que la Comunidad Valenciana esté 12 puntos por debajo de la renta per cápita española". El barón socialista apunta a un "reequilibrio de España" para "superar las divergencias de renta".
Hace tiempo que el presidente de la Generalitat focaliza en la política fiscal del Gobierno de Díaz Ayuso para acusar a Madrid de practicar dumping fiscal con sus bajos impuestos. Aunque en su propuesta del impuesto a Madrid no obtuvo ni el apoyo de otros barones socialistas, Puig trata de abrir el debate sobre la financiación de las comunidades porque la valenciana es la más perjudicada por el actual modelo caducado.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda