LA DISCUSION SOBRE EL SMI CONTINUA

Garamendi contrapropone varias medidas a la subida del SMI

02 de septiembre de 2021

El presidente de la CEOE, Garamendi, ha abogado por evaluar un cambio legislativo que permita aplicar salarios mínimos interprofesionales (SMI) diferenciados por territorios, para adaptar este indicador a una "España diversa" como ya se hace en la negociación colectiva.

Compartir en:

En su opinión, la subida del SMI puede suponer una "importante contracción del empleo", por lo que plantea la necesidad de adaptarlo por zonas, dado que el coste de la vida no es el mismo en todas ellas. " El SMI unifica todo. Madrid y Barcelona tienen un coste de la vida que poco tiene que ver con el de otros territorios. Habría que evaluar un SMI que se acoplara a cada territorio. Sí creo que hay que evaluar un SMI que se acoplara a cada uno de los territorios de este país", ha afirmado Garamendi en declaraciones a Capital Radio, donde ha recordado que la negociación colectiva entre patronales y sindicatos varía en función de los territorios, ya que no aplican las mismas condiciones salariales en el convenio del metal del País Vasco que en otras comunidades.

Asimismo, ha recordado que el alza del SMI no le cuesta nada al Estado, dado que las administraciones no actualizan conforme a su evolución los contratos suscritos con empresas adjudicatarias. "El Gobierno está muy tranquilo diciendo que hay que subirlo, pero al Estado le cuesta cero subir el salario mínimo", ha asegurado Garamendi, que ha insistido en la negativa de las organizaciones empresariales a subir el SMI para lo que resta de 2021, como oficializó ayer el Ejecutivo de Pedro Sánchez. "Que la gente se ponga en la piel de gente muy humilde que son empresarios", ha afirmado, al tiempo que ha recalcado que el salario mínimo no afecta a las empresas del Ibex ni a la mayoría de sectores que se encuentran bajo el paraguas de la negociación colectiva, sino que afecta fundamentalmente al sector agrario que aún atraviesa importantes dificultades.
Sí que impactaría a un sector que "lo está pasando muy mal", como el del campo, y también a las "miles de familias" que tienen personal doméstico o personas contratadas para cuidar de sus mayores, lo que podría provocar un aumento de la economía sumergida, ha advertido.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda