Vox no pierde oportunidad para ganar votos a codazos

Vox se lanza a la calle para liderar la rebelión social de la luz

03 de septiembre de 2021

Ante la incapacidad del Ejecutivo de poner fin a las subidas de la luz, Vox ha visto una oportunidad para capitalizar ese hartazgo generalizado en una coyuntura que afecta especialmente a las clases populares. 

Compartir en:

En Vox llevan semanas coqueteando con dar un paso más, apuntando a la inacción de las fuerzas sindicales tradicionales y aprovechando para tratar de vincular a la izquierda con las élites y elevarse como los defensores de los precarios y de los más vulnerables. Ese paso ha llegado en las últimas horas con el anuncio de su sindicato y sus dirigentes de que organizarán una movilización el próximo 18 de septiembre. Según fuentes de la entidad, tendrá lugar en Madrid, evitando la fórmula de varias concentraciones paralelas que han empleado en otros momentos, aunque la ubicación dentro de la capital está aún por definir.

El propio Abascal dio la bienvenida al movimiento asegurando que "hay que echar a este Gobierno que solo trae división, pérdida de libertades y miseria". "Este invierno millones de españoles van a sufrir los efectos de una factura de la luz que no pueden pagar", afirmó el de Amurrio en una publicación en su cuenta de Twitter. El jefe de filas de Solidaridad (el sindicato) y diputado andaluz, Alonso, insistió en la misma línea: "Un sueldo precario, la vivienda por las nubes, imposible formar una familia y ahora te asfixian con la factura de la luz. Gobierno culpable".

Vox ha apostado por avanzar hacia una soberanía energética, cuestión por la que defienden las energías renovables y la supervivencia de las centrales térmicas y nucleares. Con motivo de su movilización han recuperado este concepto: "España no puede seguir dependiendo de intereses extranjeros y globalistas. #EnergíaEspañolaYa", apuesta el partido en su cuenta oficial. Con esta decisión, Vox busca también relanzar su autodenominado giro social, con el que buscan incluir mensajes dirigidos a las clases populares. Hasta la fecha ha sido simplemente un giro retórico, sin aplicación en sus propuestas ni en sus postulados económicos. Incluso a la hora de hablar de una subida del salario mínimo interprofesional, lo condicionan a que las empresas paguen menos cotizaciones.



 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda