Johnson no dimite a pesar de lo negativo del informe sobre sus fiesttas

31 de enero de 2022

El informe que la funcionaria británica Susan Gray ha publicado este lunes ha valorado de forma muy crítica las supuestas fiestas que tuvieron lugar en Downing Street durante los confinamientos por Covid-19 en el Reino Unido, al señalar que violaron "gravemente" las normas. Tras la publicación del texto, Boris Johnson se ha negado a dimitir. "No nos toca sacar conclusiones", ha declarado esta tarde, pero ha admitido que el Gobierno debe "aprender de sus errores y actuar cuanto antes".

Compartir en:

Johnson ha dicho en la Cámara de los Comunes que "revisará los códigos de conducta de los funcionarios y asesores" con el objetivo de "reforzar el funcionamiento del número 10". Asimismo, Johnson ha anunciado que creará la Oficina del Primer Ministro en el número 10, con un secretario permanente. Las medidas anunciadas por Johnson incluyen un cambio en su ejecutivo, ya que "pedir perdón no es suficiente", ha declarado.
Según el informe, la investigación se extiende a lo largo de 20 meses, periodo "complejo" marcado por "la complejidad y amplitud de las exigencias a los funcionarios y al público en general". No obstante, el informe ha denunciado que "no se debería haber permitido que algunas de estas reuniones tuvieran lugar o que se desarrollaran de la forma en que lo hicieron". Asimismo, el texto concluye que estos acontecimientos "deben ser abordados inmediatamente en todo el Gobierno. No es necesario esperar a que las investigaciones policiales".

En total, el texto recoge hasta 12 fechas en las que tuvieron lugar fiestas en Downing Street y Whitehall entre el 15 de mayo del 2020 y el 16 de abril de 2021. De ellas, la policía está investigando ocho, y hay otras cuatro publicadas por el informe que, por el momento, no están sujetas a investigación policial. El Reino Unido se encontraba bajo cierre nacional desde el 5 de noviembre de 2020. Hasta el mes de mayo de 2021 estaban prohibidas la reunión de dos o más unidades familiares.
Además, el número 10 de Downing Street y la Oficina del Gabinete estuvieron en el centro de la respuesta del Gobierno a la pandemia. Grupos muy unidos de funcionarios y asesores "trabajaron muchas horas en condiciones difíciles en edificios que no podían ser fácilmente adaptados como lugares de trabajo seguros de Covid", según el informe. Ambos despachos están estrechamente interconectados, y el personal se desplaza regularmente entre los dos edificios como parte de su trabajo diario.

Unido a esto, "el número de personal que trabaja en el número 10 de Downing Street ha aumentado constantemente en los últimos años". Sin embargo, apunta el informe, "las estructuras que apoyan el buen funcionamiento de Downing Street no han evolucionado lo suficiente como para satisfacer las demandas de esta expansión". Como consecuencia, el comportamiento del Gobierno de Boris Johnson es "difícil de justificar", ha denunciado el informe, que lo ha calificado como un "error de liderazgo y de juicio".
Preguntado en la Cámara de los Comunes sobre si estos sucesos se han producido, Johnson ha negado que tuvieran lugar los eventos, pero que "independientemente de lo ocurrido, se siguieron las directrices y se respetaron las normas en todo momento". Sin embargo, Johnson se ha mostrado abierto a "estudiar una forma de mejorar" y ha recordado que el suyo es "un gobierno en que se puede confiar".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda