Sevilla: partidario de deflactar como Feijoo a propuesto

29 de mayo de 2022

El que fuera ministro de Administraciones Públicas y presidente de Red Eléctrica acaba de publicar su libro: 'La España herida'. Un relato en el que analiza una serie de brechas sociales (seis, en concreto) que sufre hoy España: desde la desigualdad entre hombres y mujeres a la distinta realidad que se vive en el mundo rural y urbano pasando por la crisis intergeneracional.

Compartir en:

Un fenómeno, que no solo ocurre en nuestro país, y que se ha debido a una serie de "acumulaciones" durante el siglo XXI. "Una globalización que se nos ha ido de las manos, una digitalización que genera burbujas de aislamiento controlados por cinco o seis grandes empresas que solo buscan nuestros datos para hacer negocio y un desmontaje del estado del bienestar que ha generado desigualdades. Esto ha creado un caldo de cultivo de gente cabreada y molesta que se sienten abandonados".Pese a estas brechas, en España seduce cada vez más el concepto de libertad frente al de igualdad como así se ha comprobado en las últimas elecciones autonómicas (Madrid, Andalucía y Castilla y León). "Lo de libertad y equidad es un debate muy viejo. Nuestra clase política y nuestro discurso político se han quedado anclados en el siglo XX. De hecho, seguimos todavía hablando de subir o bajar impuestos o del coste del despido. Cuando estamos viviendo la inteligencia artificial, la desglobalización del mundo o la lucha contra el cambio climático... ¿de verdad el IRPF es lo más gordo? A mí me deja pasmado. Es evidente que sin un mínimo de equidad no hay libertad".

Es precisamente este asunto que a Sevilla le irrita que acapare el centro del debate político, lo que sigue marcando la agenda de los gobiernos: los impuestos. Una de las formas con las que combatir la brecha entre ricos y pobres es, para el expolítico, armonizar el impuesto de sucesiones y donaciones a nivel estatal (un impuesto a la riqueza). "La decisión más importante y que más condiciona nuestra vida es la familia en la que nacemos, que no la elegimos. Es decir, aquello que más nos condiciona nos es dado. Es evidente que al que nace en una familia más pobre hay que ayudarle; y eso debe ser financiado rebajando lo que le corresponde al que nace en una familia más rica. Me cuesta mucho aceptar pagar impuestos por mi trabajo y esfuerzo, pero lo que heredo por el trabajo y esfuerzo de mis padres no".

"La reforma de la Administración debería pactarse entre los dos partidos con opciones de gobernar" Pese a que muchas de sus propuestas chocan con el ideario del Partido Popular, el exministro sí coincide en algunos puntos, como la digitalización de la Administración Pública que defendió hace escasas semanas el nuevo gurú económico de Génova, Bravo. "Lleva mucho tiempo pendiente una gran reforma administrativa. Tiene que ser una prioridad política. ¿Reformar la Administración es de izquierdas o de derechas? Aquí un responsable económico del PP y yo opinamos lo mismo. Sentémonos, hablémonos y lleguemos a un acuerdo porque son las reformas que no puede hacer solo un gobierno o un partido. Debería pactarse entre los dos partidos con opciones de gobernar". No obstante, Sevilla rechaza que esta eficiencia del Estado se alcance a través de una reducción de la oferta pública.

Pero lo que más llama la atención es su apoyo a la medida estrella del nuevo líder del PP, Nuñez Feijóo, que busca deflactar la tarifa del IRPF (es decir, aumentar los tramos que llevan sin actualizarse varios años). "Creo que el intento que hizo de hacer un programa económico y serio con gente que sabe, superando al equipo de Casado, fue un buen gesto y me pareció interesante. Yo creo que debería ser obligatorio por ley deflactar la tarifa del IRPF cada vez que la inflación supere el 2%. Porque esto te evita dos cosas: que te suban los impuestos de manera silenciosa y gestos populistas como el de la presidenta de la Comunidad de Madrid (Isabel Díaz Ayuso) que deflactará generosamente la tarifa a quien ella quiera".

Otra de las brechas que aborda Sevilla es la desigualdad entre hombres y mujeres. El Foro Económico Mundial estima que el PIB mundial podría aumentar en 5,3 billones de dólares para 2025 si la participación económica femenina aumentara un 25%. "Esto es un problema de sociedad, de empresas, de tribunales de justicia, de redacciones de periódicos... Hay datos muy obvios: ya hay más mujeres licenciadas que acaban una carrera universitaria, hay más mujeres que hombres que entran en el mercado laboral en profesiones cualificadas y hay más mujeres que hombres que aprueban las oposiciones en los cuerpos de élite de la Administración. Por lo que en algún momento tendríamos que ver que hay más mujeres en los órganos directivos de todas esas instituciones; y no ocurre".

Por último, en las primera páginas del libro se sincera con el lector relatando un anécdota que vivió durante su etapa como ministro de Administraciones Públicas. Ocurrió en los años controvertidos en torno a la reforma del Estatut de Cataluña. Así, Sevilla asegura que el entonces portavoz del PP en el Parlament, Josep Piqué, no veía mal dicha reforma de Zapatero porque podría permitir a su partido 'catalanizarse' y arrebatarle votos a un CiU que se encontraba 'preso' por los casos de corrupción. Es esta brecha -la territorial- de la que Sevilla no habla en todo el libro. "En España solo hablamos de esa brecha como si fuera la única posible, yo creo que es la menos posible de todas. España no se va a romper porque hay una voluntad mayoritaria de que eso no ocurra y hay una constitución que lo impide".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda