Todo un año para llegar a este final de urgencia para que Europa paga la recuperaron de Sánchez

Empresarios y sindicatos aprueban la reforma laboral

23 de diciembre de 2021

El Comité Ejecutivo de la patronal CEOE-Cepyme ---órgano decisorio de la organización empresarial-- ha dado esta mañana el sí a las líneas generales de la propuesta de reforma laboral pactada con el Gobierno y los sindicatos, según han confirmado fuentes empresariales. Los sindicatos han tardado unas horas más pero también han respaldado el pacto. Así, el Comité de UGT también ha aprobado "por unanimidad" el último texto de reforma consensuado, ha informado este sindicato. Las cúpula de CC OO ha sido la última en dar el sí a este acuerdo, pero también lo ha hecho a última hora de esta mañana.

Compartir en:

El aval de los empresarios, que ha sido respaldado por la inmensa mayoría del comité, sin ningún voto en contra y con cuatro abstenciones (de Foment, CEIM, Anfac y Asaja), está "a la espera de texto definitivo" y será ahora refrendado por la Junta Directiva de la organización empresarial que está reunida en estos momentos.
El Comité de UGT, máximo órgano entre Congresos, está compuesto por cerca de 160 miembros que representan a Federaciones Estatales, a las Uniones de Comunidad Autónoma, a los Departamentos y Órganos Confederales y a la propia Ejecutiva Confederal, "que han debatido y ratificado un acuerdo muy positivo para el mercado laboral del país", indica el sindicato.

Desde el lado empresarial se muestran satisfechos con lo logrado en la negociación al considerar que la nueva normativa mantendrá la flexibilidad interna de las empresas, la libertad de contratación y seguirá siendo posible subcontratar actividades, indican fuentes patronales. De hecho, la patronal ha emitido un comunicado en el que indican que "el acuerdo consolida el modelo laboral actual, que ha permitido incrementar la productividad de las empresas, asegurar su competitividad y contribuir al crecimiento del empleo". En concreto, el acuerdo mantiene intactos los mecanismos de flexibilidad interna que garantizan la adaptabilidad de las empresas a las circunstancias, en referencia a que han logrado que se deje fuera de la reforma el artículo 41 del Estatuto de los trabajadores que desde la reforma de 2012 da más poder unilateral al empresario para hacer modificaciones sustanciales de las condiciones laborales de la plantilla.

Las líneas maestras de esta reforma incluyen un paquete de medidas contra la temporalidad que presupone que todos los contratos como indefinidos, con dos salvedades la existencia de uno temporal por circunstancias de la producción, con un límite máximo de duración (que rondaría los 90 días) y otro de interinidad para sustituciones. A esto se unirá un endurecimiento de las sanciones por fraude en la temporalidad (que no llegaría a la nulidad del despido de temporales en fraude de ley, como perseguía Trabajo y los sindicatos) y un nuevo contrato fijo para la construcción. Además habrá una nueva regulación a la subcontratación, que mantendrá como referencia los convenios sectoriales de la actividad y se devolverá la prioridad aplicativa a los convenios sectoriales en materia salarial y se recuperará la ultraactivdad de los convenios. Pero CEOE ha logrado que no se modifique el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores que, tras la reforma de 2012, daba mayor poder a las empresas para modificar sustancialmente las condiciones laborales de la plantilla.

Finalmente, la norma recogerá un nuevo modelo de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que sustituirán a los actuales y se aplicarán en caso de crisis sectoriales o empresariales. Esta nueva herramienta estará vinculada fuertemente a la formación y recualificación de los trabajadores afectados.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda