AVALA A PARTE DE LOS INSURRECTOS

ERC no da por seguro su apoyo a los PGE 2022

17 de octubre de 2021

"Todas las decisiones que tomamos en cualquier ámbito, también el presupuestario, son las realmente útiles para los ciudadanos, para ganarnos su confianza y así ser cada vez más y más fuertes hasta conseguir la independencia".

Compartir en:

Con estas palabras el presidente de ERC, Junqueras quiso dejar una ventana a abierta al Gobierno para la aprobación de los presupuestos pese a que minutos antes había cerrado una puerta: "No es la primera vez que tumbamos unos presupuestos que no son buenos para la ciudadanía, de la misma forma que unos presupuestos buenos para la sociedad tendrán nuestro apoyo".Y es que Junqueras demostró que debe navegar entre dos aguas para que su partido sea importante en la gobernabilidad del Estado sin olvidar las reivindicaciones soberanistas al presidir la Generalitat. En su intervención en el Consell Nacional de ERC.
"Una condición indispensable para aprobar unos presupuestos es que sean buenos para los ciudadanos, se deben cumplir, de nada sirven promesas y declaraciones que nunca llegan", señaló el líder de Esquerra y añadió que el Gobierno debe aprender que "no es la primera vez" que rechazan unas cuentas cuando no repercuten en la sociedad.

Además, lanzó un aviso a los socialistas: "No aprobamos unos presupuestos de ninguna formación política en concreto, ni de un gobierno en concreto, aprobamos unos presupuestos buenos para la sociedad y actualmente queda mucho camino para hacer posible nuestro apoyo". También aprovechó su discurso para lanzar un aviso a sus socios de JxCat en el Govern al asegurar que "razones para ser independentistas no nos faltan nunca, cada día nos dan alguna más" y añadir que "nuestro país sólo podrá afrontar con plenitud los retos si es independiente, como cualquier otro estado europeo".

Por eso instó a ganar la confianza de la ciudadanía así "afrontar la represión que intenta parar el movimiento independentista", en referencia a las decisiones del Tribunal de Cuentas para embargar bienes de los ex cargos de la Generalitat encausados en este proceso contable, como el propio Junqueras, por destinar dinero público a promoción exterior soberanista. "No pienso dejar a ninguno de los nuestros solos por el camino, estaremos a su lado siempre, todo el mundo debería ser consciente y debería estar preparado" dijo sobre esta reclamación judicial que quiere "embargar la casa en la que viven nuestros hijos". En este sentido, JxCat y ERC escenificaron ayer su enésimo desacuerdo dentro del Govern.

ERC avala a sus multados, no a Mas y Mas -Collell

ERC ha decidido avalar con dos millones de euros las fianzas de los investigados por el Tribunal de Cuentas por la promoción internacional del procés entre los años 2016 y 2017. De este modo, el partido avalará la fianza de Carles Puigdemont, además de las de los republicanos Oriol Junqueras, o el ex conseller de Exteriores, Raül Romeva.

El aval de Esquerra no cubrirá, sin embargo, al ex president Artur Mas ni a su consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, igualmente incluidos en la causa que investiga el Tribunal de Cuentas.
Según avanza La Vanguardia, la ejecutiva de ERC ha adoptado la decisión este viernes, un día después de que el Tribunal de Cuentas anunciara su rechazo al aval del Instituto Catalán de Finanzas (ICF). El aval de dos millones de euros, que cubre la mitad de los 5,4 millones de fianza impuestos por el tribunal a una treintena de ex altos cargos de la Generalitat, se ha consignado sin utilizar inmuebles de la formación «gracias al esfuerzo de la organización y la militancia».

El propio Mas anunció este jueves que ha presentado su piso como garantía para cubrir parte de las fianzas, después de que el tribunal no haya aceptado los avales presentados por la Generalitat. Mas ha explicado que si el Tribunal de Cuentas acepta los bienes inmuebles de los encausados como garantía, estos serían suficientes para cubrir las fianzas que se les reclama.
Paralelamente, el Govern estudia el recurso contra la decisión del Tribunal de Cuentas, que el conseller de Economía, Jaume Giró, tachó de «política de venganza». El ejecutivo catalán tiene cinco días para recurrir la decisión del tribunal, aunque este recurso no frenará el embargo de los investigados.
Por su parte, el Síndic de Greuges -defensor del pueblo catalán- ha elevado a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y a la Comisaria Europea de Derechos Humanos el rechazo del Tribunal de Cuentas a los avales del procés presentados por la Generalitat.

Rafael Ribó solicita a estas instituciones que «intervengan en favor de los derechos y de la defensa del Estado de derecho», ya que considera que la decisión representa un posible atentado de derechos, ha dicho en un comunicado. En la misma nota, manifiesta su «sorpresa» de que un órgano administrativo «no respete una norma con rango de ley plenamente vigente, como es un decreto ley ya convalidado por el Parlament».

Compartir en:

Crónica económica te recomienda