Junts denuncia un "golpe de Estado togado" y Sánchez le acusa de conspiranoica

30 de septiembre de 2021

«Golpe de estado togado», «cacería», poder fascista»… la portavoz de Junts en el Congreso, Nogueras, ha echado mano de todo el argumentario del independentismo hiperventilado para arremeter contra la detención de Carles Puigdemont en Cerdeña, la misma que le ha devuelto a la actualidad tras haber quedado desdibujado en los últimos meses.

Compartir en:

Un escenario catastrofista sobre el que Pedro Sánchez a ironizado para acabar replicándola que «ni usted misma se cree lo que está diciendo» y compararla con los negacionistas de las vacunas que creen que «hay un plan satánico» tras las mismas. Nogueras ha calificado de «cacería» la detención de Puigdemont en Cerdeña y no ha dudado en calificar de «fascismo» la situación de la Justicia en España. «El prestigio de España y la confianza de los socios europeos, pende de un hilo» ha subrayado para agregar que hay un «golpe de Estado togado» además de un «poder fascista».

Ya de paso, ha dado de forma soterrada un repaso a sus socios de Gobierno en Cataluña, ERC, al acusar a Moncloa de haber «inventado un diálogo ficticio y así tienen a los catalanes callados unos años». Esta mesa es, a juicio de los de Puigdemont, «su cortina de humo. No es la solución a la represión, al expolio y al mobbing que sufre el pueblo de Cataluña. El problema son todos ustedes, sus engaños y su cobardía. Con ustedes no se puede pactar nada», ha sentenciado. Las palabras de Nogueras han provocado una reprimenda dela presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que ha recordado su llamamiento al decoro, la educación y la normalidad de la Cámara.

Por su parte, Sánchez ha echado mano de la ironía para recordar que algunos jugadores de baloncesto de la NBA se niegan a vacunarse «porque hay un plan satánico» contra los baloncestistas de raza negra. en definitiva, «ni usted misma se cree lo que está diciendo aquí. España es un país democrático y los dicen los institutos internacionales», además, «el el 80 por ciento de la ciudadanía catalana quiere el diálogo y no la unilateralidad.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda