EL DINERO QUE LOS PARTIDOS NO TIENEN

El Psoe obligado a bajar los gastos y C s cerrará muchas sedes

16 de enero de 2022

Según se desprende del Proyecto de Bases Presupuestarias para el ejercicio 2022, del Psoe, además de estar prohibido endeudarse, la dirección diseñará un Sistema de Control Interno del gasto y dimensionará la plantilla a "corto, medio y largo plazo" para tener una "estructura razonable y acorde" con los recursos económicos.

Compartir en:

 

 


El PSOE, con Sánchez al frente, lleva ya unos años tratando de sanear sus cuentas que había heredado de los anteriores mandatarios socialistas. De hecho, a cierre del ejercicio anterior, el de 2020, el PSOE había amortizado 50 millones de euros en cuatro años y tenía un saldo vivo de deuda bancaria de 27,2 millones, que ha reducido a 19,5 millones a lo largo del ejercicio de 2021.
Ahora, y de cara al futuro, la dirección socialista no quiere volver a las andadas en las que tenía una abultada deuda con los bancos y, conscientes de que las entidades financieras cada vez son más reacias a prestar a los partidos políticos, quieren encaminar las finanzas socialistas hacia la autofinanciación en la medida de lo posible.

Para ello, tras incluir en este Proyecto de Bases Presupuestarias la orden de, en la medida de lo posible, "no concertar operaciones de endeudamiento futuras en ningún ámbito de la Organización", el "siguiente paso" será la potenciación de la "unidad de Control de Gestión" que, junto con la integración total de las contabilidades, permita a la dirección de Ferraz realizar un seguimiento económico-financiero y un "control" presupuestario del Plan de Cobertura Integral de Gerencia.
Dentro del sistema de gobierno han optado por diseñar e implementar "un Sistema de Control Interno" que potencie la operativa del PSOE, aumente su capacidad para gestionar las diferentes situaciones que puedan presentarse e identifique y oriente los planes de acción para solucionar errores en las estructuras económicas del partido.
Así, este control interno, asegura el citado documento, debe ser un conjunto de procesos, con la finalidad de obtener seguridad razonable sobre: La eficiencia de las operaciones; la fiabilidad e integridad de la información financiera y no financiera; una adecuada gestión de los riesgos de acuerdo con los objetivos estratégicos del Partido y el cumplimiento de las leyes y de las políticas y procedimientos internos aplicables.

Además, la dirección socialista considera que, tras la finalización de congresos del partido, deben abordar una "planificación financiera a corto, medio y largo plazo en materia de Recursos Humanos". El objetivo, asegura el Plan para elaborar los Presupuestos de 2022, es "dimensionar a una estructura razonable y acorde" con los recursos económicos del PSOE y determinar un "techo de gasto asumible y equilibrado". Este techo de gasto debe atender tanto a las nuevas necesidades de incorporación de personal en determinadas áreas del Partido como al "volumen de incremento del gasto que en este ámbito conlleven en el futuro los compromisos adquiridos" con sus trabajadoras y trabajadores.

Así mismo, los socialistas se proponen continuar con las negociaciones con el Comité de Empresa para facilitar un acuerdo, "ya retrasado varios años", que permita tanto la firma de un nuevo Convenio Colectivo, como establecer el marco negociador para el conjunto de la Organización. También han incluido entre sus planes para este ejercicio, poner en marcha una nueva herramienta de contacto con la ciudadanía y la militancia, "basada en la experiencia del desarrollo propio del canal de denuncias".
Para ello, se proponen potenciar "más aún" el uso del portal de la militancia, siendo el punto principal de comunicación con sus militantes. "Todo ello con dos ideas siempre muy presentes: utilidad y sencillez de uso", señala el texto.

En estos planes incluyen que las agrupaciones dispongan del nuevo portal de agrupaciones, "con muchas mejoras basadas en la experiencia de todos estos años de las compañeras y compañeros que hacen uso de este".

Ciudadanos cerrará la mayoría de sus sedes locales y provinciales

Ciudadanos ha emprendido este 2022 un viaje decisivo. Los dos próximos procesos electorales, Castilla y León primero y Andalucía después, se estiman vitales para determinar si el proyecto que echó a andar hace más de 15 años en Cataluña y que llegó a rozar la presidencia del Gobierno tiene ya las horas contadas.

La progresiva pérdida de representación pública, que arrancó tras el mayúsculo hundimiento del partido en las últimas generales -pasó de 57 a 10 escaños en el Congreso de los Diputados-, ha pasado su correspondiente factura a las arcas internas del partido.

Ciudadanos ha gozado siempre de una buena salud económica, pero la caída en el número de afiliados o en el de cargos electos ha obligado a los de Arrimadas a apretarse seriamente el cinturón este 2022, un recorte de gastos que comenzará por el progresivo cierre de la mayoría de sedes locales y provinciales de Ciudadanos, en las que se implantará el método «telemático» para las reuniones, según confirman fuentes autorizadas del partido. Los naranjas prevén mantener únicamente las sedes regionales, es decir, las que se ubican en las capitales autonómicas, y tampoco bajarán la persiana en locales que sigan abiertos y que estén ubicados en ciudades donde gobiernan, como es el caso de Ciudad Real.

Guadalajara, Huesca, Teruel, Burgos o Gijón son algunas de las primeras afectadas de un proceso que se completará a lo largo de 2022. «Las sedes provinciales y locales de Ciudadanos nunca han llegado a ser centros de trabajo natos, sino locales para encuentros o reuniones de militantes y cargos del partido», explican desde la dirección nacional del partido naranja.
La cúpula se compromete, no obstante, a habilitar las sedes autonómicas para citas presenciales inexcusables, si bien priorizarán las reuniones por Zoom u otras herramientas informáticas que se implantaron durante la pandemia y que han llegado para quedarse en el partido liberal.

El informe de previsiones económicas para 2022, aprobado por el Consejo General de Ciudadanos el pasado mes de diciembre, ya daba cuenta de la delicada situación financiera por la que atravesará el partido en el camino que resta de aquí a las generales. En concreto, en materia de infraestructuras, los naranjas tienen la previsión de recortar casi un 41% el presupuesto destinado a sedes, pasando de los 1,5 millones que invirtieron en esta partida en 2021 a los casi 932.000 euros con los que espera cerrar 2022.
El cierre de decenas de locales lleva aparejado un recorte semejante en el gasto de seguridad de las sedes, con el que el partido de Inés Arrimadas ahorrará más de 97.600 euros en 2022. Este escenario llevará al partido naranja a despedir también al personal prescindible, una partida que se reducirá más de un 42% en el presente ejercicio. En concreto, el desembolso en empleados ascendió en 2021 a los 3,4 millones de euros, una cifra que este año no llegará a los dos millones de euros.

De los 931.825 euros que Ciudadanos destinará al alquiler, suministros y mantenimiento de sus sedes, el partido naranja utiliza 350.000 para mantener una de ellas. Ubicada en el 253 de la madrileña calle de Alcalá, el partido que dirige Inés Arrimadas se resiste a deshacerse de un coloso de más de 2.500 metros cuadrados convertido en símbolo de tiempos mejores para la formación. El equipo capitaneado entonces por Albert Rivera alquiló en 2015 sólo dos plantas del inmueble, pero los buenos resultados en las elecciones de ese año llevaron al partido a ocupar el inmueble completo.
Hace un año y a pesar de la caída de ingresos, Inés Arrimadas ordenó renovar el contrato de alquiler con la aseguradora Caser por otros cinco años, por lo que la previsión de Ciudadanos es la de mantener su joya de la corona al menos hasta que se celebren las próximas elecciones mientras cierran la mayoría de estructuras provinciales. Todo apunta a que será el último de los buques insignias de los que se desprenderán los naranjas si se confirma la debacle.
El penúltimo, quizá, sería la de Cataluña, donde el partido ganó las elecciones autonómicas en 2017. Hace unos meses, Ciudadanos cerró su emblemática sede de la calle Balmes de Barcelona y comenzó un proceso de mudanza que, según prevén los naranjas, culminará este mes de febrero. El nuevo inmueble tendrá mayores dimensiones que el anterior y se situará en la zona del Eixample de la ciudad condal.

El informe de previsiones económicas de Ciudadanos para el año 2022, al que tuvo acceso El Independiente, revela además que el partido prevé ingresar un 47,65% menos de cuotas de afiliados, que abonan al partido unos 10 euros mensuales. Con este recorte, Ciudadanos resistirá en 2022 con unos 9.500 militantes al corriente de pago en toda España, una cifra que supone un 72% menos del pico de 34.000 adscritos que registró la formación en abril de 2019.
Al más del millón de euros que la formación dejará de ingresar por la caída en la afiliación hay que sumar las pérdidas respecto a las aportaciones de grupos institucionales, por los que Ciudadanos se dejará 1,7 millones de euros más este 2022, cantidad a la que habrá que sumar la caída de ingresos por el previsible hundimiento de la marca en Castilla y León, unas elecciones que no entraban en las previsiones iniciales de los de Inés Arrimadas.

A pesar de todo y, en parte, gracias al tijeretazo en el gasto del partido, Ciudadanos finalizará el año con un colchón de casi 10 millones en sus arcas que, sin embargo, pronto desaparecerán. Según sus cálculos internos, la formación prevé invertir unos dos millones de euros en la campaña de las elecciones en Andalucía que sí tocaban este año, aunque todo apunta a que Juanma Moreno podría abrir las urnas antes de lo previsto. Y los ocho millones restantes ya tienen destino: Ciudadanos jugará al todo o nada en las elecciones generales de 2023, e invertirá en las mismas los 8 millones de euros restantes que le quedarían en la cuenta para tratar de sobrevivir en la esfera política nacional.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda