PSOE y PP frenan a Podemos

08 de noviembre de 2022

La comisión que decidirá sobre las enmiendas presentadas por los grupos al proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2023 no debatirá ni votará dos iniciativas que pretendían regular desde enero el precio de los alquileres y dificultar los desahucios sin alternativa habitacional.

Compartir en:

PSOE y PP utilizaron la mayoría que tienen en la Mesa de la comisión para impedir que se tramiten estas enmiendas -presentadas por Unidas Podemos, ERC y EH Bildu-, con el argumento de que estos grupos pretenden incluir en la ley de Presupuestos del año que viene asuntos que no están estrictamente relacionados con las cuentas. Por el contrario, PSOE y PP sí permitieron la tramitación de una enmienda para poner ya en marcha incentivos fiscales para fomentar el alquiler.

La decisión tomada este martes por PSOE y PP supone la confirmación de lo que ya anunció la semana pasada la ministra de Hacienda, después de un día de vaivenes y cambios de versión. Con su voto, los dos partidos mayoritarios no se oponen al contenido de estas enmiendas sobre vivienda, sino que impiden que el resto de grupos se posicione sobre las mismas, ya que precisamente la decisión de este martes supone bloquear el debate. Para Unidas Podemos, este movimiento supone actuar "a puerta cerrada" e impedir que el parlamento se exprese democráticamente.
Lo que se determinó este martes es que las iniciativas de Unidas Podemos, ERC y EH Bildu no tenían lugar en una comisión que se dedicará a analizar y dar luz verde al proyecto de Presupuestos. En efecto, las enmiendas pretendían reformar a través de los Presupuestos varios artículos de la ley de enjuiciamiento civil y de la ley de arrendamientos. Y eso es lo que ha generado problemas al PSOE, que se apoya en la interpretación de los letrados del Congreso, quienes consideran que la comisión de Presupuestos no es el foro en el que debatir cambios en leyes que van más allá de las propias cuentas de 2023.

No obstante, esta opinión de los letrados del Congreso no era vinculante, ya que sus resoluciones tienen un carácter puramente consultivo y, por tanto, el PSOE no estaba obligado a vetar las enmiendas. Además, haber dado luz verde a las propuestas no hubiera supuesto que quedaran aprobadas: únicamente hubiera permitido que se debatieran en la comisión de Presupuestos para, posteriormente, ser votadas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda