CRISIS POPULAR: Casado se despide

23 de febrero de 2022

El líder del PP, Casado, se ha despedido del Congreso en un tono solemne, en medio de la crisis interna que vive el partido, en un discurso que ha cosechado una aplauso de la bancada 'popular'. En su respuesta, el jefe del Ejecutivo, Sánchez, ha garantizado que no adelantará las elecciones generales porque el PSOE "tiene sentido de Estado" y no aprovechará la "debilidad" de su adversario político.

Compartir en:

Tras la dimisión de García Egea, su secretario general en el PP, y con la idea de convocar un congreso extraordinario del partido el próximo 1 de marzo, Casado ha ocupado su sitio en él hemiciclo como líder de la oposición.

Su entorno había comunicado minutos antes que iba a asistir a la sesión de control al Gobierno -como ha hecho cada miércoles los últimos tres años y medio- por "obligación como jefe de la oposición y respeto a la sede de la soberanía nacional", según han asegurado fuentes de su entorno, que han subrayado que iba a estar a la "altura de las circunstancias, aunque el contexto sea difícil".
Casado ha abierto su intervención recordando el golpe de Estado que vivió el Congreso hace 41 años y ha recordado que fueron capaces de "superar las enemistades y fracturas con un pacto constitucional ejemplar". "La concordia y la reconciliación han guiado desde entonces la vida de todos los españoles frente al rencor y la ira", ha manifestado.
El presidente del PP ha recordado lo que dijo en el debate de investidura de Sánchez y ha repetido que tienen la "responsabilidad era ensanchar el espacio de la centralidad para que tanto el PP como el PSOE puedan "ganar en él", sin "necesidad de pactos con los que no creen en España, ni de alianzas con los que atentaron contra ella".
"Entiendo la política desde la defensa de los más nobles principios y valores, desde el respeto a los adversarios y la entrega a los compañeros. Todo para servir a España y a la causa de la libertad", ha proclamado Casado, en un discurso que ha leído y alejado de la tensión de otras sesiones de control y por el que ha recibido un aplauso de su grupo parlamentario.

En su réplica, Sánchez ha afirmado que, pese a la "discrepancia política" que se ha manifestado "en mucha sesiones de control", deseaba a Casado "en lo personal, lo mejor". Eso sí, ha afeado al PP haberse "instalado en la descalificación constante estos dos años, negando un principio democrático esencial como es la propia legitimidad y la existencia de este Gobierno, emanado de la voluntad popular y la representación legítima en las Cortes".
Tras asegurar que el Gobierno "no va a actuar así" porque sabe cuál es la responsabilidad que tienen con los españoles y España, que "necesita estabilidad y recuperación económica". "Y este Gobierno va a dar estabilidad y recuperación económica", ha enfatizado.
Dicho esto, ha querido dejar claro ante el Congreso que no va a adelantar las elecciones generales, en medio de la crisis interna del PP. "Les anuncio que el Gobierno de España no va a adelantar las elecciones generales no va a disolver de manera anticipada las Cortes Generales. No lo vamos a hacer", ha proclamado.
En este punto, ha indicado que son un Ejecutivo con "sentido de Estado y que va a anteponer los intereses generales a cualquier otro tipo de interés". "Las elecciones generales se convocarán cuando correspondan y los partidos aquí presentes competiremos para ganar esas elecciones", ha indicado, para insistir en que lo harán "en base a los "méritos" y no por "las debilidades" de sus adversarios poque así interpretan el "patriotismo democrático".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda