Círculo de Empresarios; retrasemos la edad de jubilación a los 70 años

23 de noviembre de 2021

Los empresarios, han propuesto este lunes aumentar la edad de jubilación hasta los 70 años e implantar un sistema de cuentas nocionales, que consiste en crear una cuenta ficticia para cada trabajador en la que se irían calculando las contribuciones a la Seguridad Social a través de las cotizaciones.

Compartir en:

Con estas medidas, el Círculo de Empresarios descarta por completo el incremento a las cotizaciones sociales que carga sobre las empresas 0,4 puntos porcentuales de los 0,6 puntos que la nueva reforma contempla a fin de financiar la jubilación de los babyboomers. También elimina la revalorización de las pensiones conforme al índice de precios al consumidor (IPC), suprimido en 2013, pero recuperado recientemente por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.
La propuesta de la organización contempla, igual que la nueva ley gubernamental, aumentar las penalizaciones a aquellos trabajadores que decidan adelantar su jubilación, y a su vez, subir las bonificaciones para los profesionales que decidan seguir trabajando. En concreto, se penalizaría hasta con el 15% menos a aquellos ciudadanos que decidieran retirarse entre los 68 y 70 años y se incrementaría la pensión hasta un 20% para quienes se jubilaran entre los 70 y 72 años. Todo esto, con el actual nivel de prestaciones equivalente a 2,5 veces las cotizaciones realizadas.

La medida empresarial retrasa en cuatro años la edad efectiva de jubilación que el Gobierno contempla para 2027, que es de 67 años. Sin embargo, se asemejan en los porcentajes de penalización e incentivos, con un máximo gubernamental de 21% menos en caso de un adelanto de la pensión ordinaria, y hasta un 30% si se trata de una jubilación a la que se ha accedido tras un despido.

El modelo de reparto y contribución, unido al retraso en la edad de jubilación, permitiría, según los empresarios, “asegurar la sostenibilidad del sistema tras un necesario período de transición”. Se trata, en suma, de la “única forma de hacer frente a un sistema de pensiones desequilibrado e incapaz de mantener las actuales prestaciones”. En paralelo habría que promover el ahorro privado, como los planes de empresa y planes de ahorro individual, hipotecas inversas y venta de la nuda propiedad, a través de incentivos fiscales y otras medidas de apoyo. En ese sentido el modelo de la “mochila austríaca”, contribuiría, según el Círculo, a aumentar la cuantía del ahorro para la jubilación. Se trata de una medida que ya se había incorporado en su propuesta de reforma laboral, presentada hace una semana, y que a su vez el Banco de España puso sobre la mesa en mayo de este año en un intento por reducir la brecha entre empleados fijos y temporales, y garantizar que las empresas elijan a quien despedir atendiendo a criterios de idoneidad y no al coste de despido.

En este aspecto también hay un punto de concordancia con el Gobierno: el fomento del ahorro privado como alternativa para reducir la presión que existe sobre el sistema público de pensiones. Sin embargo, a diferencia de los empresarios, que no hacen distinción entre los planes individuales y los empresariales, las autoridades sí que apuestan por fomentar el ahorro a través de programas colectivos. No en vano se endureció la fiscalidad de los planes personales en enero de este año. Pese a las pequeñas similitudes, la propuesta empresarial demuestra el poco consenso alcanzado en la actual reforma, que según el presidente de la organización, Manuel Pérez-Sala, antepone el interés general de los españoles a réditos electorales. El Círculo considera que el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) pactado con los sindicatos, no va a mejorar ni la sostenibilidad ni la equidad del sistema. Por el contrario, supondrá una barrera a la recuperación económica y a la creación de empleo. Lógica similar se aplica en la revalorización de las pensiones con el IPC y la supresión del factor de sostenibilidad, que según el Banco de España, aumentaría el déficit público en 4 puntos del PIB para 2050. A ello se suma la advertencia hecha por la Autoridad Independiente de Responsabilidad (AIReF), según la cual se llevaría la deuda pública a niveles superiores al 160% del PIB.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda