La posición de CEOE en todo este embrollo de reforma y crisis gubernamental ha sido y será de no entrar en política, única manera de poder defender a los empresarios

Garamendi: CEOE no es quien ha puesto líneas rojas a la reforma

28 de octubre de 2021

El presidente de la CEOE, ha señalado que la reforma del mercado laboral es un tema “bastante más complejo que la guerra entre dos ministras” y ha asegurado que su organización empresarial ni tiene líneas rojas ni “derecho de veto” en esta negociación.

Compartir en:

“La decisión es del Gobierno, que es un órgano colegiado y yo no voy a entrar en el juego de si quiero más a papá que a mamá”, ha subrayado Garamendi, que ha insistido en que no se trata de quién le gusta más o de a qué partido representan.
“Cuando he ido al Ministerio de Economía no he visto hombres de negro. Calviño, que yo sepa, no tiene hombres de negro, no sé si los tendrá en un armario. Pero nosotros negociamos con el Gobierno que han elegido los españoles”, ha apuntado durante su participación en un desayuno organizado por Fórum Europa.
Garamendi, que ha restado importancia a la falta de ministros en este acto, ha reivindicado la libertad e independencia de la CEOE para “decir que no” a un acuerdo y ha pedido moderación y centralidad y “abstraerse de la radicalidad” que está “invadiendo” la política. Pero ha evitado entrar en la polémica de este o aquella ministerio o ministra: "El Gobierno entiendo que es uno y los ministros trabajan para un señor que es el presidente del Gobierno. Todo lo que sea mejorar las cosas estamos dispuestos a hablar, no voy a entrar en el juego de si quiero más a papá que a mamá".
“No tenemos derecho de veto y se ha demostrado con la subida del salario mínimo. Y esto lo digo porque se provoca, se plantean cosas, como que el problema son dos vicepresidentas, pero dentro de 20 días será que la CEOE habrá puesto derecho de veto. Nosotros somos libres e independientes para decir que no estamos de acuerdo”.

Garamendi ha afirmado que la reforma laboral de 2012 que se quiere derogar se hizo con un paro del 25% y es la que ha permitido que ahora la tasa de paro esté en el 15%. Eso no implica, ha dicho, que la CEOE piense que no se puede avanzar y mejorar en aquellos temas que reclama Bruselas, como la reducción de la temporalidad y del paro juvenil, pero eso tampoco significa que haya que limitar la contratación temporal en las empresas a un 15%, como ha planteado el Ministerio de Trabajo en la mesa de negociación. Ademas ha añadido que “en una empresa de diez trabajadores, ¿partimos a uno por la mitad para cumplir con ese porcentaje? No vamos a entrar en diálogos públicos si queremos llegar a acuerdos, porque los acuerdos se hacen en la mesa, y no filtrando y sacando debates públicamente de manera interesada”.

En todo caso, ha dejado claro que para la CEOE no existen líneas rojas y que su organización está acostumbrada a negociar hasta “agotarse”. “En mi casa líneas rojas no existen, estamos acostumbrados a negociar hasta cuando nos agotan. Y aprovecho para pedir conciliación para mi gente porque los niveles de presión, con papeles que llegan cinco horas antes de una reunión, en sábado o en domingo, deberían hacérselo mirar”, ha enfatizado. En otro momento ha asegurado que a los inversores y a las empresas “les preocupa mucho más” la reforma laboral que los fondos europeos. Por eso, ha dicho, es importante llegar a un acuerdo “bueno y razonable” para todos. El dirigente empresarial ha avisado de que “la ley no crea empleo” y que además de temas laborales hay que hablar también con el Ministerio de Educación, con el que ya se está trabajando, de formación continua y la de formación dual. Y es que "no solo me interesa lo que pueda decir Trabajo, también quiero escuchar a la Comisión Europea, al Fondo Montetario Internacional, a la OCDE, al Banco de España y, por su puesto al Ministerio de Economía o al de Educación". En esta línea ha asegurado que "a los fondos (de inversión) internacionales les preocupa más la reforma laboral que los fondos europeos de reconstrucción". Pobre otra parte, ha pedido discreción en las negociaciones para modernizar el mercado laboral si se quiere que estas salgan adelante. "No podemos llevar al debate público cada vez que se cambia una coma en la negociación".
En cuanto al contenido de la reforma laboral, el dirigente patronal ha explicado en qué no están de acuerdo los empresarios con la propuesta de Trabajo. Concretamente, ha citado la limitación al 15% de la contratación temporal, aunque sí se ha mostrado dispuesto a atajar el abuso de la temporalidad por otra vía. Y, en segundo lugar ha rechazado la posibilidad de que los convenios sectoriales tengan prioridad aplicativa sobre los de empresa.

Sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2022, Garamendi cree que son “muy optimistas” con los ingresos, pues el crecimiento económico no será del 7%, sino del 5,5%, y el precio del petróleo está 20 dólares por encima de lo estimado por el Gobierno en el cuadro macroeconómico.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda