LOGRA EL APOYO DE LOS BARONES

Casado se han desbordado todas las previsiones

04 de octubre de 2021

El líder popular, Casado, subrayó este domingo que "se han desbordado todas las previsiones" de aforo en el cierre de la Convención Nacional que tiene lugar en la Plaza de Toros de Valencia, que dio una imagen abarrotada con unas 9.000 personas, y se dirigió a las personas que se quedaron fuera para prometerles que dará a España el "cambio" que "necesita".

Compartir en:

Así lo indicó Casado al saludar a los 3.000 simpatizantes del PP que, según la organización, tuvieron que quedarse fuera del recinto al llenarse el aforo máximo permitido. No obstante, el partido ha instalado una pantalla en la entrada para poder seguir el mitin en el que el presidente nacional de los populares se erigirá como única alternativa al Gobierno de Pedro Sánchez.
Recibido entre aplausos, gritos de presidente y tras saludar a quienes se encontraba a su paso, Casado admitió ante los militantes que estaban fuera de la Plaza de Toros de Valencia que se habían "desbordado todas las previsiones" en este acto en el que "el PP vuelve a llenar" este icónico coso. Les agradeció su presencia y que se reúnan aquí para "decir alto y claro que España necesita un cambio ya".

"Vamos a hacer todo lo posible para que disfrutéis de este día", les prometió. El líder del PP aseguró que volverán a salir tras el mitin para saludarles. "Gracias por pertenecer al mejor partido, que va a transformar el futuro", proclamó, y se mostró seguro de que con la ayuda de las bases del PP llegará "muy pronto" al poder. Casado defendió que España merece "un futuro mejor, que pongamos en marcha nuestros principios, valores y programas" y garantizó que este país "va a volver al lugar del que no tuvo que salir con nuestro Gobierno muy pronto".
El presidente del PP ha arremetido duramente contra el "trienio negro" del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, al que ha evitado nombrar porque, según ha dicho, "él es el pasado". En este contexto, se ha comprometido a ofrecer un nuevo contrato social a los españoles para "devolver el poder a los ciudadanos".

Casado ha iniciado su discurso criticando las políticas de Pedro Sánchez en materia económica y social, con especial énfasis en la gestión de la pandemia del coronavirus. "Él es el pasado, aunque no lo sepa, ya sabéis lo que pienso de él y ni lo voy a nombrar, he venido a hablar de lo que tenemos que hacer". El líder de los 'populares' también ha tenido un mensaje para Vox y Ciudadanos, asegurando que los que llegaron a sustituirlos "se han ido quedando por el camino": "El PP es mucho PP, hemos logrado ser la única alternativa de esperanza para España". Casado se ha lanzado a dar la batalla de las ideas y ha dicho rechazar lecciones por parte de la izquierda en democracia, constitucionalismo, ecología o feminismo, al tiempo que ha desgranado decenas de propuestas para este "nuevo contrato social".


Aplaudido por sus seguidores, ha pedido que el Gobierno "saque sus manos" de la educación -derogará la ley Celaá- o la economía -recuperará la reforma del PP para las pensiones- y deje de "tutelar" las vidas de los españoles, y ha reivindicado al PP como "el partido que derrotó a ETA" o que fue clave en la Transición.

"Nosotros nunca hemos defendido ningún telón de acero, ni ninguna dictadura, ni a Stalin como desde el Gobierno; a nosotros ni una lección de democracia", ha dicho Casado, tras la polémica después de que el Nobel Mario Vargas Llosa asegurase en el cónclave de los populares que "lo importante de unas elecciones no es que haya libertad en esas elecciones sino votar bien". Ha anunciado que derogarán la ley de memoria democrática, crearán un "Museo Nacional de Historia de España" frente a un retrato "en blanco y negro", "de nostalgia caduca" de la izquierda. Además, ha reivindicado al PP como el partido que ha roto "el techo de cristal de las mujeres" y de las del PP ha dicho que "para defender la igualdad no se vestían de morado", sino "de traje de faena para que haya millones de empleos para las mujeres". A nosotros de feminismo ni una lección", ha recalcado.

El PP es también para Casado el partido que "paró" el plan Ibarretxe y el de Carles Puigdemont. "Hicimos lo que teníamos que hacer", ha dicho Casado sobre la actuación del referéndum del 1 de octubre, que criticó en el marco de la campaña electoral catalana. Y, además de negarse a hacer concesiones al independentismo y prometer la extradición de Puigdemont o la tipificación penal de los referéndum ilegales, ha enarbolado una defensa del rey o la unidad de España al pedir protección de la OTAN para Ceuta y Melilla o reivindicar la soberanía sobre Gibraltat.

"El partido de los españoles que madrugan, que pagan impuestos, que hacen la cola, que no se creen mejor que nadie, pero que están hartos de la falsa superioridad moral de los izquierdistas que nos miran por encima del hombro", ha reivindicado también. Tampoco ha olvidado las banderas tradicionales del PP: bajada de impuestos, como el de sucesiones y patrimonio, y mochila austríaca para reformar el mercado laboral: "Menos estado, menos intervencionismo, más libertad".
Decenas de promesas electorales que ha desgranado durante cerca de una hora de discurso, despertando aplausos con sus alusiones a los expresidentes José María Aznar o Mariano Rajoy, entre otros y seguido por los simpatizantes, aunque en el tramo final se han visto algunas calvas en una grada llena antes hasta los topes.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda