ARRANCA LA PELEA POR LOS SALARIOS

Los sindicatos piden una subida del 5%, CEOE se resiste y la fía en un 3%

03 de marzo de 2022

Patronal y sindicatos se reúnen este jueves para iniciar las negociaciones de renovación del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), el marco de referencia que servirá de guía a empresas y trabajadores a la hora de definir cuestiones clave en los convenios como las subidas de sueldos y otras condiciones laborales.

Compartir en:

Y lo hacen en un contexto de tensión que augura una ardua pelea entre la patronal y los sindicatos para cerrar el hueso más duro del pacto, que es precisamente la definición de la senda de crecimiento que deberían seguir las nóminas cubiertas por convenios colectivos durante los próximos años.
Los sindicatos ya han dejación caer que esperan una subida del 5%, en línea con las previsiones actuales de inflación media anual en 2022, y exigiendo la incorporación de cláusulas de revisión generalizadas y obligatorias para garantizar que ningún sueldo pactado en convenio pierde poder adquisitivo si el IPC se desvía respecto a la subida acordada. Garamendi, por su parte, no ve "razonable" pactar un incremento salarial del orden del 5% en el acuerdo de negociación colectiva que se negocia con los sindicatos y ha apostado por hacer un ejercicio de "contención y moderación" de los salarios ante la elevada tasa de inflación y el impacto que puede tener la guerra en Ucrania sobre la economía española.

En declaraciones a la prensa tras presentar en la sede de la CEOE un proyecto conjunto con el Ministerio de Defensa para favorecer la inserción laboral del personal militar, Garamendi ha afirmado que las organizaciones empresariales llevan varias semanas hablando con los sindicatos de este nuevo acuerdo de convenios o de rentas, como lo denominó ayer el presidente del Gobierno Sánchez. «Las reuniones técnicas se van a tener ahora (hoy mismo se celebra una). Las que hacemos ‘arriba’, por así decirlo, llevamos ya hablando unos días. Estamos viendo lo que ha sido el efecto inflacionista, al que ahora se añaden los efectos de la guerra, porque la realidad es que estamos en guerra, que Europa está en guerra, y al mundo de la economía le va a afectar», ha afirmado.
Garamendi ha advertido de que, ante tasas tan altas de IPC como el 7%, es momento de hacer moderar las subidas salariales, pues, de lo contrario, se va a generar un problema importante en España. En este sentido, ha señalado que el alza salarial que se ha aplicado desde enero al personal de CEOE es del 2,5%. «Pensamos que somos los primeros que debemos dar ejemplo”.
El dirigente empresarial no ha querido dar una cifra sobre cuánto deberían subir los salarios en España, pero considera que la negociación con los sindicatos para el acuerdo de convenios «debería estar cerrada antes del 31 de marzo».
Preguntado por si el acuerdo de convenios debería contemplar una subida salarial del entorno del 5%, como se ha llegado a pedir desde UGT, Garamendi cree que no se trata de una cifra «razonable» en el contexto actual y desde el punto de vista de los costes.

En este contexto, el Gobierno su presidente está presionando para alcanzar un gran pacto de rentas que permita paliar el impacto sobre las rentas de las familias de la crisis económica que va a provocar el conflicto entre Rusia y Ucrania. En concreto, invitó a patronal y sindicatos a alcanzar "un gran acuerdo de país que proporcione estabilidad y confianza tanto desde la perspectiva de los costes salariales como desde la moderación de los márgenes y beneficios de las empresas". Con el objetivo, advirtió el presidente, de "evitar caer en una espiral inflacionaria que mine el poder de compra de las familias y ahorradores y ponga en riesgo la recuperación económica".

De cualquier forma Calviño ha anunciado que se reunirá el próximo lunes con patronal y sindicatos para tratar de impulsar un pacto bilateral de rentas entre los agentes sociales, que servirá como factor de "confianza y estabilidad" para los ciudadanos y empresas. La ministra ha confirmado así que el Gobierno pretende actuar como mediador e interlocutor con los agentes sociales para que puedan alcanzar ese "deseado" pacto de rentas, que el mismo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, les ha invitado a acordar para evitar caer en una "espiral inflacionaria".

La intención del Ejecutivo es facilitar e impulsar el encuentro entre los agentes sociales para cubrir tres temas fundamentales, según ha desgranado la vicepresidenta. Se trata, en concreto, de abordar la evolución de salarios, de los beneficios y dividendos empresariales y las medidas de apoyo a los colectivos vulnerables.
Sobre una posible horquilla para subir salarios, la vicepresidenta ha preferido no pronunciarse y ha abogado por escuchar primero a los agentes sociales, que ya están teniendo encuentros para tratar este tema. "Vamos a ver por dónde orienta ese diálogo bilateral y desde el Gobierno queremos impulsarlo y ayudar porque sería un factor de confianza y estabilidad para ciudadanos y empresas", ha señalado.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda