UNA BATALLA POLITICA, ABSOLUTAMENTE CAINITA

La falta de pruebas condenan a Génova

18 de febrero de 2022

El presidente del PP Casado cree que la presunta 'mordida' de 283.000 euros del hermano de Díaz Ayuso en un contrato público para mascarillas "tiene un importe relevante como para pensar que ha habido tráfico de influencias". En una entrevista en exclusiva este viernes en "Herrera en COPE", el líder del PP ha respondido por primera vez a las acusaciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid sobre un presunto espionaje y una actuación "cruel" contra ella por parte de la dirección de su partido.

Compartir en:

Casado ha sido tajante al señalar que para él no es "ejemplar" que el hermano de Ayuso recibiera tal cantidad de dinero por un contrato público otorgado por el gobierno de la presidenta bajo el amparo de una situación de emergencia. "Más allá de que sea ilegal, la cuestión es si es entendible que el 1 de abril de 2020, cuando morían en España 700 personas, se pueden contratar con tu hermana y recibir 300.000 euros por vender mascarillas. Yo no permitiría que mi hermano cobrara 300.000 euros por un contrato decidido en un consejo de ministros", ha dicho.
Casado reconoce que la guerra abierta con Ayuso está dañando la imagen de su partido y se muestra "decepcionado, pero con la conciencia muy tranquila". Lo que ocurrió ayer es algo que no merezco personalmente. Jamás he retirado mi apoyo a Díaz-Ayuso, a la que apoyo desde hace 17 años. Nadie ha defendido más en España a Díaz Ayuso que yo, pero creo que puedo pedir en privado una información que es relevante. ¿Qué he hecho mal?", ha explicado.
En la entrevista Casado ha asegurado que a finales de verano recibió "una información con datos fiscales y bancarios" sobre el presunto cobro de esa mordida, aunque niega que la recibiera directamente de la Moncloa. "Deduje que venía de alguna entidad pública, pero no le dije a Ayuso que procedía del Gobierno", ha dicho desmintiendo las declaraciones que hizo ayer Ayuso durante su intervención ante los medios. Casado señala que pide esa información "sin actitud inquisitorial" y "con absoluto respeto". "Le pido que me diga si es cierto. Ella me dice que así lo hará y esta respuesta no llega nunca", señala. También niega que pusiera el contrato investigado sobre la mesa para forzar a Ayuso a una dimisión.

Casado también ha negado que su partido haya contratado a un espía para investigar a la familia de Ayuso. "Es falso que se contratara un espía. Y si alguien lo hubiera hecho, sería cesado. Se ha oído la grabación de un presidente de una empresa municipal hablando con un presunto espía sobre que le había llegado una información
precisamente sobre si conocía este espionaje. Eso nos daría la razón, porque el espía nos dice que no", asegura. En este aspecto, el líder del PP defiende que "no hay pruebas" contra el PP y que se está "alargando un montaje para no poner el foco en lo que yo intenté recabar internamente". Preguntado por la dimisión de Carromero, señalado por ser el promotor de dicha petición de espionaje, Casado se ha limitado a decir que ha abandonado su cargo para que su defensa personal "no afecte al alcalde de Madrid".

Por último, Casado ha asegurado que le da igual quien gane el Congreso del PP madrileño. "Creo en las primarias. Pero no puedo anticipar una fecha ya fijada y me extrañó que esa petición coincidiera con los días que yo le trasladé a Ayuso esa información", ha concluido.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda