LAS RASPAS DEL DEBATE

Sánchez replica a bancos y cajas y Garamendi lo tilda de error

13 de julio de 2022

El anuncio del presidente del Gobierno, de nuevos impuestos a las empresas energéticas y a la banca, provocó el desplome de estas compañías en bolsa y los bancos se dejaron en unas horas 5.300 millones de euros, un fuerte impacto económico que Sánchez se ha encargado de minimizar.

Compartir en:

"Tampoco me preocuparía por la evolución ayer en Bolsa", ha asegurado Sánchez, que además ha asegurado que los nuevos hachazos fiscales no suponen "estigmatizar" a estas empresas. "No estigmatizamos a nadie", ha subrayado, señalando que si "la Administración está dispuesta a dar un paso para proteger a familias y empresas", considera que "las grandes empresas que se están viendo beneficiadas tendrán que contribuir".


Por su parte, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró, en referencia al nuevo impuesto que el Gobierno pretende aplicar a energéticas y banca en 2023 y 2024 para recaudar 7.000 millones de euros, que "lo que toca" en este momento es, "en lugar de incrementar beneficios y dividendos, ajustarse el cinturón y ser cómplices con los ciudadanos y un sector productivo que lo está pasando mal". "Son medidas extraordinarias en un momento extraordinario", dijo, añadiendo que se trata de que las empresas energéticas y los bancos "contribuyan a poder respaldar estas medidas adicionales".

 

Garamendi: la subida de impuestos es un error

Garamendi ha lamentado el “brutal” castigo en Bolsa que las medidas anunciadas ayer provocaron en el ‘parqué’, donde las entidades financieras perdieron entre un 3,5% y un 8,6% de su valor; lo que afecta a “ocho millones de inversores”, que tienen sus ahorros en la Bolsa española.

El castigo de ayer se suma al que vienen ya sufriendo las empresas del sector energético, dijo Garamendi, quien puso en duda que lo que calificó de “inseguridad jurídica” anime al sector a invertir los 175.000 millones que requiere en inversión privada el Plan de Energía y Clima; una apuesta por la sostenibilidad llamada a transformar a medio plazo las fuentes de energía del país, afirmó el empresario durante una entrevista en Radio Nacional.Además Garamendi se refirió al Pacto de Rentas que el Gobierno parece querer reanimar, con la participación de los empresarios y sindicatos, a fin de moderar los efectos de la inflación; un 10,2% el pasado mes de junio, según confirmó hoy el INE.

Garamendi pidió en primer lugar que el PP —“al menos el principal partido de la oposición”, dijo exactamente— se siente a negociar un plan que “transciende a esta legislatura”, con “cambio” político o “no cambio” por medio; y cuyo contenido debería centrarse en detener “entre todos” la voraz inflación. “Un pacto de rentas no es una transferencia de rentas”, dijo Garamendi en alusión a las medidas anunciadas ayer por Sánchez, que incluyen un incremento extraordinario en la cuantía de las becas y rebajas en el transporte público, además de la subida de impuestos ya citada.Preguntado sobre cómo financiar las medidas anunciadas ayer por el Gobierno, el empresario reclamó “entrar en una ortodoxia económica y un rigor presupuestario” —“Eso es el pacto de rentas”, recalcó— y aumentar la “eficiencia” del Estado, con objeto de robustecer la “confianza” de los inversores sin un excesivo encarecimiento de la deuda, ahora que anuncian subidas de tipos de interés.

 

Ribera explicar a las empresas el nuevo impuesto

Según Ribera el nuevo impuesto se establecerá sobre los beneficios de más que las empresas energéticas obtengan con un mismo volumen de ventas, aunque ha reconocido que Hacienda aún trabaja en el diseño de este tributo, así como en el de la banca, con los que el Gobierno quiere recaudar en conjunto unos 3.500 millones de euros anuales.

Tras defender que estos tributos están inspirados en iniciativas similares que se están generalizando en otros países europeos, entre ellos Italia y Bélgica, la ministra ha dicho que "en las próximas semanas" Hacienda presentará el detalle de los nuevos tributos, cuya recaudación ayudará a financiar subvenciones como la del transporte público recién anunciada por el Ejecutivo, así como las bonificaciones y descuentos para ayudar a los consumidores más vulnerables.
Esta semana tendrá lugar una reunión de las grandes petroleras y distribuidoras con Ribera y con su homóloga de Hacienda, para darles detalles sobre este nuevo impuesto, además de revisar cómo se está aplicando la bonificación general al consumo de gasolinas y gasóleos, cómo va la industria del refino y cómo van a contribuir al plan de contingencia que se debe rediseñar a raíz de la crisis energética hacia la que se encamina Europa.

"Aquel que espera ganar mucho, no suele estar de acuerdo con que le pongan un impuesto que grave sus beneficios", ha explicado Ribera para justificar el rechazo que ha despertado esta iniciativa entre las empresas afectadas, a las que ha enviado el mensaje de que, en contextos como el actual, no sería mala estrategia empresarial "tratar lo mejor posible a los consumidores". A punto de cumplirse un mes de la implantación del tope al precio del gas que se usa para generar energía, gracias a la llamada "excepcionalidad ibérica", la ministra ha vuelto a defender su eficacia, apuntando que desde entonces el precio de la luz en el mercado mayorista español está sistemáticamente por debajo del resto de los países del entorno.

En este sentido, ha calificado de "enormemente preocupante" escenarios como el de Francia, donde se manejan previsiones de que el megavatio/hora (MWh) alcance los mil euros en el cuarto trimestre del año. "Es una barbaridad" que, en su opinión, "explica la magnitud del problema", al que España se enfrenta en mejores condiciones gracias al tope de gas. En cualquier caso, ha insistido en su advertencia de que se acercan "días muy duros" ante la ola de calor, la previsible bajada de las renovables, el encarecimiento del gas en los mercados, las dudas sobre la continuidad del suministro ruso o la capacidad de Francia de recuperar sus nucleares.

Por todo ello, y aunque España es ajena a medidas de racionamiento que se están empezando a plantear en otros países de Europa, Ribera ha llamado hoy, por segundo día consecutivo, al "consumo prudente" y ha apelado a la resposabilidad en este sentido de la población.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda