Aragonès reclama extender las restricciones al conjunto de España

21 de diciembre de 2021

Cataluña reclama que el toque de queda y las restricciones previstas en su territorio a partir del viernes se “extiendan” a otras comunidades con una situación epidémica similar para garantizar el éxito de las medidas y atajar la sexta ola ante la expansión de la variante ómicron del coronavirus.

Compartir en:

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, además, pidió al Gobierno central recuperar los fondos covid. “Iniciaremos 2022 con pandemia, pero sin fondos. Son absolutamente imprescindibles y los quieren todas las comunidades”, lamentó a las puertas de la Conferencia de Presidentes que se celebrará este miércoles. El jefe del Ejecutivo catalán defendió que “no actuar sería temerario” ante el aumento de los contagios, y reivindicó una respuesta “conjunta”.
El Gobierno catalán es la primera Administración que toma unas decisiones tan drásticas, a pesar de que su incidencia es inferior a la media nacional. El Govern pretende aplicar el toque de queda nocturno, de una a seis de la madrugada, en aquellos municipios de más de 10.000 habitantes con una incidencia semanal mayor a 250 casos por cada 100.000 habitantes. El confinamiento nocturno afectará a las cuatro capitales de provincia: Barcelona, Girona, Tarragona y Lleida. “Las cifras epidemiológicas nos han llevado a actuar”, defendió el presidente. “La situación es crítica”.

Cataluña, además, prevé reducir al 50% los aforos de la restauración, y al 70% en los ámbitos deportivos, culturales y comerciales. El teletrabajo pasará a ser “prioritario” en la Administración y es “recomendable” en el ámbito privado. El Govern entregará mañana este miércoles la propuesta de resolución al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que este avale las medidas, que tendrán una duración prevista de 15 días. Aragonès insistió en su intención de exponer en la próxima Conferencia de Presidentes, prevista para mañana miércoles, que las medidas sean comunitarias. “El resto de comunidades deben tomar medidas que no son fáciles ni populares, pero son valientes para proteger la vida de los ciudadanos”, defendió. “Exigiremos al Gobierno que se actúe en esta dirección. Para que las medidas sean eficaces deben ser generalizadas”. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ya manifestó el martes “no estar en condiciones” de aplicar nuevas medidas.

Una de las prioridades del president es recuperar los fondos covid recibidos por las comunidades autónomas durante el 2021, pero que el Ejecutivo central no prevé de momento de cara a 2022. “El Gobierno debe implicarse en las consecuencias económicas y sociales derivadas de la pandemia. Los fondos covid son imprescindibles para reforzar el ámbito sanitario y compensar a los sectores sanitarios”. Aragonès aseguró que la recuperación de estos fondos es una reclamación de la “mayoría” de comunidades. El president, en todo caso, negó que reclame el estado de alarma, pero también pidió que los padres de aquellos menores confinados obtengan la baja laboral. “Las medidas no pueden limitarse a que la gente se ponga la mascarilla en la calle”, insistió.

La comunidad catalana superó este martes su récord de positivos detectados en un día. El Departamento de Salud de la Generalitat notificó 11.428 nuevos casos de covid, casi el triple que la víspera, y supera los 10.000 positivos diarios registrados durante la quinta ola. Los hospitales registran actualmente más de 1.300 ingresados, 500 más que hace dos semanas. Los expertos consideran que la presión asistencial aumentará en los próximos días.

El principal problema de la actual situación, sin embargo, es la saturación de los centros de salud. Estos atendieron el lunes a 38.930 pacientes de covid, casi 12.000 más que el lunes de la semana pasada, una presión en los ambulatorios que sigue aumentando, que no se registraba desde julio y que es mucho mayor que la que tenían en los días previos a la Navidad del año pasado.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda