Garamendi / Escrivá: una desconexión real

25 de noviembre de 2022

El presidente de la CEOE, Garamendi, ve "complicado" llegar a un acuerdo con el Gobierno y los sindicatos sobre la reforma del sistema de pensiones antes de fin de año, para cumplir así con el compromiso del Ejecutivo con Bruselas. Garamendi ha asegurado este viernes, en una entrevista en 'Las Mañanas' de RNE, que la patronal no ha recibido todavía "ningún papel" del Ministerio de Inclusión. "A mí me preocupa. Creo que el tema de las pensiones, que es un tema muy serio, no es tanto un problema de decir qué pasa este año como el decir qué tenemos que hacer para que esto sea sostenible", ha comentado el presidente de los empresarios.

Compartir en:

Garamendi ha insistido en que todos los partidos, y no solo el Gobierno y los agentes sociales, deberían "hablar seriamente y sin tapujos" de la sostenibilidad del sistema de pensiones para hacer "las cosas bien". En su opinión, el Pacto de Toledo tiene que sentarse para "poner el cascabel al gato" y abordar cuestiones como los años de cotización, las tablas de mortalidad o el factor de sostenibilidad. "Yo estoy en el 'baby boom' (generación nacida entre finales de la década de 1950 hasta la década de 1970), pero me preocupan los 'babies', que son mis hijos, las próximas generaciones, que son los que también tienen que tener el derecho a jubilarse. Eso es España y eso es lo que la Constitución nos manda", ha explicado Garamendi.

El Gobierno obliga a los empresarios, mientras él no cumple

"No estoy diciendo que no suba", ha aclarado Garamendi, que se ha mostrado partidario de que el SMI se revise según el sector y el territorio. Además, ha recordado que la ley establece que es el Gobierno el que fija el SMI, previa consulta con los agentes sociales. El artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores recoge, también, que debe tenerse en cuenta el IPC, la productividad media nacional alcanzada, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general.

Garamendi también ha reprochado al Gobierno que exijan una subida del SMI a los empresarios mientras que los contratos públicos no recogen esa indexación. La CEOE y los sindicatos tienen pendiente desde mayo la negociación del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), aunque Garamendi ha restado importancia a esta cuestión y ha recalcado que los convenios colectivos "están avanzando" y que cuentan "con rango normativo"
El presidente de los empresarios ha recalcado que el AENC y pacto de rentas no son sinónimos y ha advertido de que el término "se está deteriorando". Para Garamendi, el pacto de rentas debe incluir, también, funcionarios, pensiones, SMI y AENC. Pese al enfriamiento de las relaciones con los sindicatos en los últimos meses, el presidente de la CEOE, ha agradecido la labor de estos en el diálogo social y en su contribución a la "paz social que hace que el país funcione". "Seguiremos trabajando en ese diálogo social, que es clave para que esto funcione".

Falta de ortodoxia en los PGE

Sobre la evolución de la economía, el presidente de los empresarios no descarta que España acumule "un par de trimestre negativos", aunque ha evitado "la palabra recesión". Garamendi pronostica "vacas flacas" en los próximos meses y considera que los Prepuestos Generales del Estado (PGE) para 2023, aprobados la tarde del jueves en el Congreso, no están pensados para hacer frente a esas situaciones. "No estamos compartiendo estos presupuestos", ha subrayado, al tiempo que ha recordado que la deuda pública asciende al 117% y que los tipos de interés podrían seguir subiendo hasta el 2,5%. El presiente de la CEOE califica estos presupuestos como "expansivos" en un momento que, a su juicio, exige "enderezar la nave" para afrontar los próximos años con "rigor presupuestario, más ortodoxia económica y más realismo".

Garamendi también se ha mostrado partidario de que las empresas recurran ante los tribunales los impuestos a la banca y a las energéticas y cree que es "totalmente lógico" que opten por esa vía. En cuanto a las dudas sobre la vigencia de la subvención del combustible más allá de diciembre, el presidente de la CEOE aboga por evaluar el impacto de esta medida para ayudar "a la gente que lo necesita" y no convertir estas bonificaciones en plusvalías. A su juicio, estas subvenciones tendrían que ser "selectivas y temporales", porque convertirlas en "genéricas y para siempre" sería "un error". "Creo que se revise cuáles son sectores a los que sí les influye muchísimo este tema, como transportistas o logísticas, tiene todo el sentido", ha expresado. Preguntado por el permiso retribuido de cinco días al año para trabajadores por cuidado de convivientes que incluirá la Ley de Familias, Garamendi ha reconocido que "como ciudadano" le parece bien "todo lo que sea conciliación de la vida familiar y ayuda a la familia".

Sin embargo, como empresario echa en falta una consulta previa por parte del Gobierno para saber de qué se está hablando y cómo se aplicará. "No me parece bien que el Gobierno diga: qué medida tan buena tengo y la pagas tú. Soy el primero que lo apoya, pero no me vale decir sí, pero lo pagas tú. Habría que ver cómo el Estado compensa a las empresas por ese pago, qué hay que hacer de esos días, que son días que se deja de trabajar, con lo que puede suponer", ha planteado el presidente de la CEOE.

Un permiso sorpresivo

En otro orden de cosas, Garamendi, ha mostrado su sorpresa y ha asegurado haberse enterado por los medios de comunicación de la propuesta de crear cinco días de permiso laboral retribuido al año para que los trabajadores puedan cuidar a familiares, según confirmaron este martes a distintos medios fuentes del Ministerio de Derechos Sociales. Pero, sobre todo, el líder empresarial ha reclamado al Gobierno que, de sacar adelante esta propuesta, compense a las empresas por el coste que tendrá estos días de ausencia del trabajo. "Es como si yo te invito a cenar, pero digo que pagues tú" ha expuesto Garamendi preguntado por este nuevo permiso laboral retribuido que estaría incluido en la futura Ley de Familias que el Ministerio de Derechos Sociales pretende llevar al Consejo de Ministros el próximo martes. Tras reiterar que nadie del Gobierno ha planteado ni negociado esta medida con las empresas ha zanjado: "La ayuda tiene toda la lógica, pero no me vale que el Ejecutivo diga, mira qué medida más buena tengo, pero la pagas tú". En la actualidad, el Estatuto de los Trabajadores solo reconoce un permiso retribuido de dos días por fallecimiento o enfermedad grave de familiares hasta segundo grado.

El Ministerio de Trabajo también ha colaborado en la redacción de este nuevo permiso. De hecho. el pasado mes de junio ya anunciaba que estaba diseñando una reforma de los permisos laborales para “ampliar la unidad familiar para adaptarla a las nuevas realidades” y que los beneficiarios no fueran solo familiaries sin también "convivientes". Así, estas fuentes de Derechos Sociales el texto que se apruebe recogerá "un permiso por cuidado de cinco días al año, retribuidos, para atender a un familiar hasta segundo grado o conviviente".

En la propuesta inicial del Ministerio de Derechos Sociales y el de Igualdad, se incluía un permiso por cuidado retribuido de hasta 9 días (en el caso de que supusiera un desplazamiento a otra comunidad autónoma) y de 7 (si es en la de residencia), una propuesta que finalmente se ha rebajado a cinco días que es lo que recomienda la Unión Europea en la Directiva 2019/1158. La futura norma, cuyo paso por el Consejo de Ministros ha sido ya retrasado en varias ocasiones, tiene previsto también ampliar la ayuda actual de 100 euros al mes por cada menor de 3 años para madres trabajadoras también a las que no lo son; y crear otro permiso parental de ocho semanas, que se podrá disfrutar de forma continua o discontinua, hasta que el menor cumpla 8 años.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda