Los sindicatos envalentonados amenazan a la patronal

12 de mayo de 2022

Los sindicatos han decidido recomendar subidas salariales «mínimas» del 3,5% para este año, del 2,5% para 2023 y del 2% para 2024 en atención «a la diversidad de los sectores y las empresas en los que se desarrolla la negociación colectiva».

Compartir en:

Al mismo tiempo, y como ya venían anunciando, recomiendan a sus negociadores de convenios que defiendan la inclusión de cláusulas de revisión salarial ligadas a la inflación interanual y de carácter retroactivo, de manera que si ésta supera los incrementos salariales pactados, los trabajadores no pierdan poder adquisitivo. Precisamente, la inclusión de este tipo de cláusula es lo que ha impedido que los agentes sociales alcanzaran un acuerdo, pues las patronales la rechazaban y los sindicatos se negaban a renunciar a ella.

En el acuerdo, alcanzado tras una reunión que ha estado encabezada por los secretarios generales de CCOO y UGT, Sordo y Álvarez, respectivamente, se apunta que las previsiones de inflación para 2022 apuntan a una «persistencia al alza», con estimaciones que la sitúan en el 4% para el mes de diciembre y en un 7,5% de media, según las proyecciones del Banco de España. Para 2023 y 2024, el IPC previsto se modera hasta el 2% y el 3%, respectivamente. Los sindicatos recuerdan que, «históricamente», la negociación colectiva salarial en España ha contado con acuerdos «referenciados a la inflación» para que los trabajadores mantengan su poder adquisitivo a lo largo del tiempo. «Todo ello reafirma la necesidad de una política de rentas más contundente, que garantice la estabilidad real de los salarios y que se incorporen cláusulas de garantía salarial retroactivas en los convenios colectivos que están pendientes de negociación y acuerdo», sostienen las centrales sindicales.

Ambos sindicatos se han comprometido a firmar convenios colectivos que recojan «o bien incrementos salariales que garanticen el poder de compra en base a las previsiones conocidas o cláusula de revisión salarial con el mismo objetivo». La idea, por tanto, es la de que los trabajadores no pierdan en ningún caso poder adquisitivo. CCOO y UGT se han comprometido además a analizar conjuntamente la puesta en marcha de un proceso de movilizaciones para conseguir sus reivindicaciones en materia salarial. Frente a la referencia del IPC, la CEOE aconsejará a sus negociadores de convenios vincular las subidas salariales a la productividad y los resultados y a no incorporar cláusulas de garantía, según acordó el pasado martes su comité ejecutivo.

En definitiva, el menaje es un tanto chulesco: "queremos lanzar un mensaje nítido las empresas: esto va en serio. Los sindicatos no vamos a permitir que una crisis de precios que ni remotamente han generado los trabajadores la vayan a pagar ellos". En cuanto hasta dónde llegaran las movilizaciones si los procesos de negociación de miles de convenios no llegan a buen puerto, Álvarez ha sido claro: "no tenemos ningún límite sino todo lo contrario"

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda