Los sindicatos fuerzan a CEOE para un nuevo acuerdo interconfederal

15 de febrero de 2022

Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores han insistido para que la patronal CEOE a negociar cuanto antes un nuevo acuerdo interconfederal, que fije una senda alcista de los salarios, a fin de evitar la pérdida de poder adquisitivo de las rentas del trabajo a causa de la inflación.

Compartir en:

El líder de CCOO, Sordo, defendió la firma de un acuerdo a tres años, con subidas salariales “suficientes”, que contemple además nuevas subidas para los salarios más bajos. Por su parte, el líder de UGT, Álvarez, destacó la importancia de negociar otros asuntos, como la traslación de la reciente reforma laboral, o asuntos recién regulados, como el teletrabajo o los planes de igualdad, en este nuevo acuerdo bipartito entre los trabajadores y los patronos. Para Sordo, la negociación debería comenzar en marzo, una vez que se completen los contactos preliminares, y las partes consigan cerrar un guion con las materias sobre la mesa del nuevo acuerdo.
El sindicato liderado por Sordo trabaja ahora en redactar una batería de propuestas, que luego habrá de consensuar con la organización liderada por Álvarez. Según Sordo, la negociación se espera “muy delicada”, aunque de menor duración que la de la reforma laboral, que se prolongó el año pasado durante nueve meses.

El nuevo acuerdo por el empleo y la negociación colectiva AENC fijaría las recomendaciones para las distintas mesas donde se negocian convenios colectivos, y una senda de subidas salariales, en pleno proceso inflacionista. Hasta el momento, CCOO ha tentado a los empresarios con la oferta de evitar “el cepo” de la inflación, postergando las subidas quizás a lo largo de un ciclo de tres años, a fin de evitar efectos de segunda ronda que podrían alimentar una espiral inflacionista. En enero los precios subieron un 6,1% respecto al año anterior. Y se prevé que finalicen el año con un incremento medio superior al 3%; similar al del pasado 2021, o incluso superior.

Los sindicatos demandan incluir en el acuerdo con los empresarios la generalización de las cláusulas de revisión, que hoy cubren apenas al 31% de los 4,1 millones de trabajadores amparados por algún convenio colectivos; la mitad que antes de la Gran Recesión; pero dos veces más que en 2021; fundamentalmente en la industria, el campo y la agricultura.
Aun así, en el arranque del año, la subida salarial media pactada escaló medio punto en un solo mes, hasta el 2%; gracias “seguramente” a esa parte minoritaria de los trabajadores que gozaban de cláusulas vinculadas al IPC interanual, que acabó el año en un 6,5%; la misma proporción en que estos vieron subir sus salarios, afirman desde CCOO.

Los sindicatos apuntan al mercado de la energía como el principal culpable del incremento de la inflación en España, muy superior al de países de nuestro entorno. La electricidad por ejemplo cerró el año con una subida del 72% en España respecto a un año atrás; frente a la subida media del 20% en la Unión Europea; y duplicando de largo la de Italia; y multiplicando por más de veinte la de de Francia y Alemania, del 3,1% y del 3,7%, respectivamente. Según el servicio de estudios de CCOO, el alza de la energía se está filtrando ya al núcleo duro de los precios, la inflación subyacente, que, pese a excluir de su cálculo precisamente energía, además de alimentos frescos, subió tres décimas en enero, hasta el 2,4% anual; su nivel más alto de 2012; por encima de la subida salarial media pactada del 2%.

El sindicato culpa de este hecho a los márgenes o beneficios empresariales —algo que los empresarios niegan— , y pide repartir los costes de la inflación entre estos y los salarios.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda