Cada jornada es un nuevo Día de la Protección de Datos

28 de enero de 2021

Todo lo que ha sucedido en 2020 ha cambiado de manera significativa el modo en el que trabajan las empresas en la zona EMEA. Ahora hay millones de empleados que trabajan desde su despacho en casa, la mesa de la cocina o el sofá del salón. 

Compartir en:

Un estudio de Eurofund estima que prácticamente la mitad de los trabajadores en la UE empezaron a teletrabajar durante los primeros meses de 2020. En cuestión de semanas casi se duplicó el número de personas que trabajaba en remoto hasta ese momento.
A consecuencia de la pandemia se han ido imponiendo paulatinamente el teletrabajo y las condiciones de trabajo ágil. Lo que plantea a las empresas de todos los sectores problemas persistentes relacionados con la protección de datos.

Los CIO se enfrentan al hecho de que los datos de su empresa están ahora en todas partes. Mientras que antes, la ubicación física de los datos se había limitado a entornos controlados como oficinas o data centers, ahora los datos están dispersos entre cientos y puede que miles de hogares.
No olvidemos que la protección de datos no es solo un problema para el departamento de informática, se trata de una cuestión que afecta a toda la empresa. Sí, es cierto que la tecnología es parte de la solución para una gestión y protección de datos eficaz. No obstante, la protección de datos en la economía digital requiere de una estrategia coherente, de políticas para toda la empresa y de formación continua para los empleados.
Además, los riesgos de no proteger los datos de manera adecuada superan con creces la inversión que se necesita para implantar la tecnología y la estrategia apropiada. No hacerlo cuesta tiempo y dinero, dos recursos que las empresas no se pueden permitir desperdiciar dada la incertidumbre reinante en la economía ahora y ante el futuro.

Invertir en las plataformas y en los enfoques correctos para gestionar y proteger los datos no es solo una cuestión de reducir riesgos, también se trata de aprovechar al máximo todo el potencial de los datos de los que se dispone. 
La protección de datos moderna puede ofrecer nuevos niveles de confianza y excelencia operativa, garantizando que los datos siempre estén protegidos y disponibles, además de proporcionar beneficios económicos y de productividad.
Se atisban nuevos retos relacionados con la protección de datos para aquellas empresas que quieren dar el paso a la transformación digital y acelerar la adopción de servicios basados en cloud en consonancia con el impacto de la Covid-19. 

Ahora que cada vez hay un mayor volumen de datos y se incrementa la complejidad de la TI, no se trata tan solo de proteger los datos, es necesario identificar qué puede resultar más rentable, automatizar procesos y obtener más información empresarial. 
Por eso, en el Día de la Protección de Datos,  el  mensaje a las empresas en la zona EMEA es que cada día plantea un nuevo desafío para la protección de datos. Tanto si se trata de ciberataques cuyo objetivo son los empleados que teletrabajan o si es priorizar la inversión en protección de datos frente a otros objetivos estratégicos de la empresa. 

Lo cierto es que para muchas empresas en la era digital, los datos son el activo más valioso del que disponen más allá de sus empleados. Son los datos los que definen su negocio y la posición que ocupan en el mercado. Por lo tanto, cada jornada es el Día de la Protección de Datos para las empresas que quieren tener éxito en 2021 y en el futuro.
Ahora que muchas empresas quieren modernizar sus prácticas comerciales, la protección de datos debe ser una parte fundamental de su plan de mejora.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda